sábado, 29 de diciembre de 2012

Estado y ciudadanía

La organización del Estado responde supuestamente a un acuerdo entre gobernantes y ciudadanos. Desde los orígenes de la especie humana, al momento de recrear una convivencia comunitaria o colectiva, surgió la necesidad de poner reglas para poder garantizar cierta paz y armonía al interior de las tribus. Así nace la organización estatal, que básicamente busca el bienestar colectivo en un ambiente de camaradería, en base al compromiso de respetar las normas y leyes consensuadas democráticamente.

Este es el ideal que casi nunca se ha cumplido. La organización del Estado y el poder, siempre se ha relacionado al uso de la fuerza o el poder económico; han sido, y son las élites quienes en forma arbitraria disponen legislaciones para las masas. Esto no ha variado en ninguno de los sistemas políticos y económicos conocidos hasta la actualidad. La realeza en los reinos, la oligarquía en los sistemas capitalistas, la cúpula del partido en los sistemas socialistas; clubes, corporaciones, camaradas, en algunos de los países democráticos.

Los conflictos sociales de tipo político, surgen por la imposición de normas y leyes arbitrariamente impuestas desde las élites gobernantes. Quiero ilustrar con un ejemplo esta realidad política: Los otavalos como mindalaes y viajeros, vienen desarrollando una actividad económica que básicamente consiste en elaborar sus artesanías para luego comercializarlo en recónditos lugares del mundo, y su regreso traer productos de dichos lugares para consumo familiar o para su comercialización; siempre ha sido así, desde hace cientos o quizá miles de años. Después de que llegaron los incas, los españoles, las transnacionales, los Estados Nacionales; se impuso legislaciones y fronteras, restricciones y tributos. Seguir esta tradición económica propia; para los otavalos de hoy se complica claramente por la yuxtaposición de leyes y normas inconsultas, que despersonalizan todo un colectivo de tipo étnico cultural.

viernes, 21 de diciembre de 2012

El fin del mundo y los mayas

La civilización maya, una de las más importantes culturas precolombinas, habitó una gran parte de la región denominada Mesoamérica, en los territorios actuales de Guatemala, Belice, Honduras, El Salvador y el sureste de México. Reconocida mundialmente por su legado científico, astronómico y arquitectónico; constituye sin duda alguna el más importante referente de la grandiosidad de las civilizaciones autóctonas de este continente.

Es sumamente impresionante que sin la ayuda de computadoras, telescopios, satélites y demás artefactos de la ciencia contemporánea, los antiguos mayas hayan desarrollado su ciencia astronómica, con exactitudes que hoy impresionan a los más aclamados científicos del mundo; una pequeña muestra de que las antiguas civilizaciones de este continente, estaban quizás más adelantadas que las mismas sociedades occidentales de la época. Por hoy un pequeño documento de esta antigua civilización, ha inquietado enormemente a la actual civilización moderna del siglo XXI; el documento alude un fin, un término abrupto del extenso calendario maya, exactamente este día 21 de diciembre de 2012, en pleno solsticio de invierno.

Las conjeturas que se han creado en torno a esta fecha, son muchísimas. Se habla de alineación galáctica, hecatombes, tormentas solares, inversión magnética, fin del mundo o simplemente el fin de una era, la Era de Piscis y el comienzo de la Era de Acuario, que según la tradición astrológica occidental, marcaría el renacimiento de la especie humana, en alusión a su ser y a su naturaleza; suposiciones de dudosa base científica, que confunden al más incrédulo de los mortales.

El ser humano es ávido de cambios, su curiosidad no tendrá límites. Es la razón para tanta novelería de todo precio con respecto a este tema. Sin embargo es importante precisar que el hombre y el planeta tierra, no son invulnerables, así es que a dejar la soberbia a un lado al momento de burlarse de todas estás predicciones. Nadie sabe exactamente cuando, pero de que el fin del mundo viene, viene.

viernes, 14 de diciembre de 2012

La Cascada de Peguche



Tengo recuerdos invalorables de mi niñez, en torno a los lugares maravillosos que guarda el paisaje otavaleño. La Cascada de Peguche es uno de esos míticos escenarios que encierra mil historias para contar. Es un pequeño paraíso escondido en una región muy poblada, a cinco minutos de la ciudad de Otavalo y a unos cuantos pasos de las comunidades de Peguche y  Agato. Este centro natural, histórico y turístico, está conformado aproximadamente por 40 hectáreas de bosque protector y vegetación silvestre; al estar encerrado en una hondonada entre Chimbaloma y la Loma de Pucará, le ha dado un toque de misteriosidad infranqueable. El río Hatun Yaku, que nace muy cerca en la Laguna de San Pablo, a su entrada produce un salto espectacular de 20 metros, para luego cruzarla caudalosamente.

Recuerdo cuando niño, nos reuníamos entre varios muchachos para realizar “expediciones” que casi siempre terminaban en aventuras inéditas, envueltas en un realismo mágico, que a la palabra de nuestros mayores se complementaba con varias leyendas y fábulas. Sitio obligatorio también, de los encuentros amorosos de juventud, por hoy es uno de los centros turísticos y culturales más grandes de Imbabura; el punto más alto de esta característica se la puede medir la noche del 22 de junio, al inicio del Inti Raymi, en el “baño de purificación”.

Es digno reconocer el trabajo de los comuneros(as) de Fakcha Llakta y otras instituciones, que han logrado hacer adecuaciones muy atractivas al turismo dentro de este lugar. Pero como en todo lado no faltan los innumerables problemas que aquejan a esta área protegida, como la falta de control a las edificaciones actuales -en esta parte no existe concordancia alguna entre lo natural, lo tradicional y lo turístico- qué pena que no exista conciencia, ni de las autoridades, ni tampoco de los lugareños en base a este tema. Otro de los problemas es la contaminación y la inseguridad, a esto se agrega como no podía faltar, conflictos internos de tipo dirigencial. Por favor salvemos a la Cascada de Peguche. 

viernes, 7 de diciembre de 2012

Todos contra la delincuencia

La delincuencia en la ciudad de Otavalo se torna insoportable. El mercado de animales, Mercado 24 de Mayo, Copacabana, sector de la terminal, Plaza de los Ponchos, entre los principales; son sectores de alto riesgo en especial los fines de semana, tanto para lugareños como para foráneos. Las bandas integradas por hombres y mujeres; adultos y menores, hacen de las suyas a vista y paciencia de todo el mundo. Lo más dramático de esta situación, es la utilización de niños inocentes en el adiestramiento y los robos. Nos preguntamos: ¿Dónde está la Dinapen para rescatar a estos menores de las garras de padres inconscientes e inhumanos?

La delincuencia a más de afectarnos directamente, afecta al turismo y por ende a la economía otavaleña, golpeada por una serie factores como la crisis global y la situación política nacional. Existen causas identificables que propiciaron esta oleada delincuencial en todo el país, pero no es hora de formular acusaciones, sino más bien de asumir la corresponsabilidad entre autoridades y comunidad. Esta es la razón de la inquietud creada en el seno  de varias organizaciones gremiales, asociaciones de vendedores, comunidades indígenas, entre otros sectores, que se ven obligados a actuar por mérito propio, contra la delincuencia.

La Constitución Política del Ecuador garantiza la aplicación del derecho consuetudinario en las comunidades indígenas. Otavalo como comunidad kichwa y centro de las comunidades kichwas del cantón, asumiría competencia en la aplicación de la justicia como pueblo ancestral, con el único afán de subsanar esta lacra social que viene ganando terreno dentro de la ciudad. Es momento de actuar y hacer un llamado también a las autoridades oficiales, a no cerrar los ojos ante esta cruda realidad y unir esfuerzos con todos los sectores organizados del cantón, para recuperar la tranquilidad y confianza de antaño, dentro de la ciudad y  sus comunidades indígenas.

Imbabura, tierra preciosa





viernes, 23 de noviembre de 2012

Lo divino en la sabiduría andina

Josef Estermann, un estudioso de la sabiduría autóctona, anota que la filosofía andina considera al universo como un conjunto integrado de relaciones, dentro de un orden de correspondencia y complementariedad. Esta relacionalidad cósmica es algo sagrado que refleja lo divino; la relacionalidad es en el fondo “religiosidad” o conexión. Para el runa andino, lo divino no es totalmente distinto del mundo de la experiencia vivencial que sería lo profano, sino su dimensión sagrada y “sacramental”.

La concepción occidental de la trascendencia absoluta de Dios, de la diferencia ontológica absoluta entre el Creador y criatura, para la filosofía andina resulta muy difícil de aceptar. Más acogida tiene la concepción de la presencia substancial de lo divino en el mismo universo (pacha), la omnipresencia simbólica de la relacionalidad como un aspecto trascendental de lo divino. Dios no es “substancia”, sino “relación” de la relacionalidad universal.

Sin embargo hablar de un “animismo” inherente a la vida del runa andino, o dicho de otra forma, que en todas partes hay ánimas o espíritus, no es tan cierto. Evidentemente que para el hombre andino, de una u otra manera, el universo como pacha, vive y tiene fuerza vital, pero no se puede decir que todo está lleno de espíritus; los pasos “pachasóficos” o “chakanas” tienen una función especial, por eso tienen carácter sagrado y “sacramental”. La ubicación topológica de ciertos espíritus en estas “zonas de transición” quiere resaltar el carácter simbólico y ritual de su cuidado y manutención.

 Por otro lado el holismo andino descarta cualquier tipo de dualismo o antagonismo radical entre lo profano y lo sagrado”, entre “kay pacha” y “hawa pacha”, entre universo y Dios. Dios entonces forma parte integral de “pacha”, como fundamento ordenador del universo, como relacionalidad simbólica y semántica del mismo, como chakana universal y vital. En conclusión a esto se debe la sacralidad dada a la madre tierra o pachamama, sacralidad inherente a religiosidad, más no a religión.

viernes, 16 de noviembre de 2012

Entre llamas y llamingos

Supongo que todos tenemos algunas asperezas, pero siempre he considerado al compañero Auki Tituaña, sin menoscabar a ninguno, como el único indígena referente de talla nacional, en lo que tiene que ver con la política. Para comenzar Auki es un kichwa-otavalo a carta cabal, no como algunos que de indígena apenas tienen sus desgastadas trenzas. Graduado en Cuba, país socialista más famoso del mundo; por lo tanto conocedor cercano del modelo socialista cubano; no como otros que dicen ser de izquierda sin ni siquiera haber leído “El manifiesto Comunista” de  Marx y Engels.

Gestor de un modelo político administrativo, reconocido y premiado a nivel mundial; no como otros que solo se han pasado periodos prolongados de administración municipal, solo “planificando”. Un hombre preparado para enfrentar cualquier clase de circunstancias y hacernos quedar bien a los runas; no como otros que apenas sabrán utilizar un retrete.

Un compañero de ideales claros y coherentes; no como otros que ante la imposibilidad de pensar, encargan a otros que les den pensando. Un mashi de un verbo lúcido y transparente, sea este en kichwa o en castellano; no como otros que se han memorizado diez frases trilladas y pretenden ser oradores. Auki es un político sin tapujos ni disfraces; no como otros que se escuden tras las organizaciones, para politiquear y conseguir un “carguito” en las esferas estatales.

Los pueblos y nacionalidades del Ecuador van cambiando como cualquier sociedad, no son los mismos de hace 30 años, hoy existen jóvenes dirigentes que entre la academia y el emprendimiento, han trascendido más allá de su estrecha comunidad; profesionales, visionarios, quienes están en la capacidad de realizar un aporte real, hacia la gestión del Estado plurinacional. Pero también siguen aquellos inmutables de la vieja guardia dirigencial, encerrados bajo la pesadez de la intransigencia política. La verdad es que Auki estaba entre llamas y llamingos.

martes, 13 de noviembre de 2012

Auki Tituaña Males, al pueblo ecuatoriano

Con absoluto respeto a la democracia, la constitución, los organismos oficiales y a todos los pueblos y nacionalidades del Ecuador, me dirijo a ustedes para exponer las razones y circunstancias que me llevan a la siguiente reflexión y determinación:

Es sabido y conocido por todos los ciudadanos, que mi trayectoria política ha sido una entrega constante para el mejoramiento de la calidad de vida, el bienestar social, la defensa de la madre tierra y la construcción de la democracia participativa. Para alcanzar estos objetivos he utilizado todos los medios políticos a mi alcance, siempre dentro de la más estricta legalidad, y el cabal cumplimiento de todo tipo de reglamentos y del marco legal vigente.

El ejercicio de una política seria y verdaderamente transparente, no siempre fue fácil, tuve que superar muchas adversidades; sin embargo cuando se cuenta con sólidos principios en el ejercicio del servicio público, se logra ganar el respeto, cariño y amistad del pueblo multiétnico del Ecuador, tal como lo confirmo al transitar por los caminos de mi patria.

Los resultados y reconocimientos obtenidos durante la gestión política que he desarrollado, junto a un gran equipo de personas que me han acompañado y colaborado en todo momento, reflejan claramente mis intenciones personales y políticas que siempre fue y será la lucha inagotable por mejorar la calidad de vida en todos los aspectos de toda la población, sin exclusiones. Los resultados que obtuve en la aplicación de una política clara y transparente, hablan por sí mismos, y son mi orgullo personal y político, de los cuales puedo presumir y sin permitir, que nadie los cuestione o los malinterprete con manipulaciones o intenciones de cualquier índole.

Este pensamiento y convencimiento, me llevaron a militar y colaborar con las organizaciones de los pueblos y nacionalidades indígenas; y aporté permanentemente con todo mi saber y buena actitud en la lucha por la consecución de objetivos siempre muy claros:
Plurinacionalidad
Participación ciudadana
Democracia participativa
Descentralización del Estado

Desarrollo justo y solidario para los olvidados y excluidos de siempre.
Sin embargo, el ser testigo permanente, de las luchas internas, de las ambiciones e intereses personales de los dirigentes, los odios, desprecios y actuaciones nada concordantes con los principios y postulados de los pueblos y nacionalidades, me hacían denunciarlos permanentemente como le consta al país; en un intento solitario y tenaz de retomar los principios milenarios de nuestros pueblos.

Viví hacia mí, una actitud mezquina, envidiosa y muy negativa, de las cúpulas del movimiento indígena, les vi alejarse como es evidente de los principios del movimiento y de las grandes aspiraciones de las bases.
Viví unos pactos, acuerdos y resultados electorales cada vez más desastrosos para el movimiento indígena, porque fueron realizados únicamente por las conveniencias y ambiciones personales, y que me hicieron denunciarlas públicamente, a sabiendas que me ganaba el odio de quienes dicen representarnos.

La falta de estrategias, propuestas claras y viables para todos los pueblos del Ecuador, y sobre todo para los pueblos indígenas, me alejaban cada vez más de los dirigentes que en teoría nos representan. Únicamente la insistencia, el apoyo y el empuje de muchos de mis compañeros frenaban muy lícitamente mi decisión.
Es lamentable que las organizaciones indígenas, de haber tenido un posicionamiento muy relevante y de peso tanto a nivel Provincial, Nacional, e internacional, pase a ser una fuerza que tiene que pactar, y aceptar las migajas políticas que están en oferta cada ciclo electoral. Apoyamos y ayudamos a ganar elecciones a candidatos muy ajenos a nuestros objetivos políticos y a nuestras ideas, para luego ser apartados y barridos del ejercicio político.

Hoy se adhieren a una agrupación de “izquierdas”, en las que se entregan votos del movimiento, - pocos o muchos -, al candidato que ya estaba elegido anticipadamente. Quise creer, que aún teníamos posibilidades, de apoyar contundentemente a nuestro compañero indígena, mi sorpresa, asombro y dolor, llegó a lo más alto, cuando al consultar a uno de los dirigentes de la cúpula, si estaba previsto apoyar la candidatura de nuestro compañero indígena, la respuesta fue increíblemente clara, la respuesta fue "NO".

Cuando era clara la victoria en mi Provincia, en cuanto a la Asamblea se refiere, algunos dirigentes ordenan apoyar a candidatos de otros partidos, es cuando entonces uno tiene que decir ¡¡basta¡¡ a ese tipo de dirigentes y sus manipulaciones.
Es absolutamente necesario y el Ecuador así lo exige y lo exigirá; la construcción de una gran concertación nacional, de un gran pacto social.

Pacto Nacional que permita alcanzar objetivos estratégicos claves para el país multiétnico y plurinacional, para vivir en una sociedad Democrática, Libre, Solidaria y Productiva. Hace falta un Pacto Nacional para construir políticas sociales y económicas serias, con responsabilidad fiscal, independencia entre los organismos del estado y mecanismos reales de lucha contra la corrupción. Esto implica despojarse de egoísmos partidistas, dejar de pensar que existe una irreconciliable división ciudadana, entre buenos y malos; sólo así podremos superar el ignominioso lastre que produce la pobreza, el analfabetismo, las cadenas del racismo y la discriminación; el Pacto Social permitirá defender juntos el derecho a ser totalmente libres, y a desarrollarnos en paz y con identidad, hasta alcanzar el sueño del Pueblo Kichwa: “Amanecerá en mitad de la noche / CHAUPI TUTAPI PAKARIMUN”.

Soy y seguiré siendo un servidor al país, que con mi trayectoria y buen hacer lo he demostrado y no por casualidad, sino como resultado de comportamientos enteramente políticos, transparentes y evidenciando una gran capacidad de saber conseguir y posicionar a los pueblos y nacionalidades en los lugares que nos merecemos; y hoy resulta que la oportunidad de participar en las mas altas esferas políticas del país, algunos dirigentes del movimiento lo convierten en traición y destierro, en vez de convertirlo en una gran oportunidad política para construir un pacto nacional y hacer realidad el gran sueño de la UNIDAD EN LA DIVERSIDAD. La posición mezquina de la dirigencia, definitivamente, NO se ajusta a las legítimas aspiraciones de los pueblos y nacionalidades indígenas, ni a los intereses y sueños de las “bases”, tal como pude evidenciar en esa maravillosa adhesión a mi candidatura de cientos y cientos de compañeros y compañeras indígenas, de organizaciones de mujeres, de transportistas, trabajadores informales, comerciantes, estudiantes, jóvenes profesionales, ex miembros de la fuerza pública, maestros, artesanos, funcionarios públicos, empresarios, emprendedores, etc; a esos amigos y compañeros que se veían reflejados y tomados en cuenta en la conducción de un Ecuador de paz, justicia, de empleo, de oportunidades, de libertad y dignidad; les digo GRACIAS, mil veces gracias.

Por lo expuesto y ante las amenazas, insultos y violencia ejercida hacia mí, y los compañeros que me apoyan; ante la utilización de todo tipo de argucias infames utilizadas para impedir mi postulación, y que posibilita al Consejo Nacional Electoral, inhabilitar mi participación, en franca violación a mis derechos políticos y ciudadanos, decido DECLINAR MI CANDIDATURA A LA VICEPRESIDENCIA DEL ECUADOR en las próximas elecciones. Soy consciente, que toda esa pérfida maquinación, se da porque nuestro triunfo, nuestra victoria sería

contundente y mas pudo el terror a perder, que enfrentarnos democráticamente en las urnas.
Quiero desde esta nota, agradecer a Guillermo Lasso, por la confianza depositada en mí, una confianza que abrió expectativas y esperanzas en el pueblo Ecuatoriano; y reconocer tu valentía, tu respeto y deseos de inclusión de todos los pueblos y nacionalidades, en igualdad de condiciones, en la conducción pluralista del gobierno nacional, buscando siempre la UNIDAD NACIONAL, tal como acordamos, y que tú hoy ratificas ante el pueblo ecuatoriano.

Gracias a toda la gran familia de CREO, y sé que Otro Ecuador es posible, porque así lo decidirá el pueblo ecuatoriano en las próximas elecciones.
Yo continuaré en mi empeño de defender mis principios y postulados tan necesarios y convenientes para nuestro querido Ecuador Plurinacional, fortaleceré mis convicciones políticas y decir que un día llegará el momento de la verdadera democracia y de la Unidad Nacional. Para mí la cuenta atrás ya ha comenzado, son cuatro años los que restan para anunciar un proyecto político democrático, en el que estoy convencido que contaré con miles y miles de compatriotas que hoy me apoyan y me han apoyado. Nos seguiremos viendo y tendrán siempre al servicio de la Nación a un político transparente, a un auténtico Político ecuatoriano.

La lucha continua, viva el Ecuador!!!!
Juyayai Ecuador!!!!
Auki Tituaña Males.
C.I. 100153565-5
Kichwa Ecuatoriano

lunes, 12 de noviembre de 2012

Posesión del Cabildo Kichwa de Otavalo


http://www.elnorte.ec/otavalo/actualidad/27604-cabildo-kichwa-urbano-posesion%C3%B3-a-amagua%C3%B1a-como-su-presidente.html

viernes, 9 de noviembre de 2012

El Ecuador que soñamos


En tiempo de elecciones, ofrecimientos vienen y ofrecimientos van. Las ofertas de campaña de los candidatos, intrascendentes y simples, juegan con las  aspiraciones de los más humildes y se moldean de acuerdo al grado de educación de sus electores. Subir el bono de la pobreza, mantener el bono fachoso del gas y otros tantos, tuercen a la democracia ecuatoriana a una especie la bonocracia. Siempre ha sido fácil comprar los votos por licor o por unas cuantas monedas. ¿Y el país qué? Mientras unos juegan a revolucionarios, otros quieren sacralizar su ego en Carondelet, acosta de cualquier precio. En este camino, mentirán, vomitarán vejámenes sin importar que sean sus propios hermanos. Este es el Ecuador real de carne y hueso, pequeño e ilusorio.

El Ecuador que soñamos es un país de diversidades fraternas, un país de instituciones sólidas y efectivas, un país democrático y libre. Soñamos un país donde las funciones del Estado sean independientes y profesionales, un Ecuador en donde la función judicial no tenga ataduras de ningún tipo, un país en donde se respete la libertad de opinión venga de donde venga. Un país donde el gobernante gobierne para todos los sectores, para todas las culturas, sin pesadez ni condiciones. Queremos un Ecuador de acción social, pero también de emprendimiento y trabajo. Un Ecuador en donde la clase dirigencial no se obsesione solamente con un fantasioso cargo burocrático, sino que planteé propuestas políticas coherentes y económicamente acordes con la realidad nacional.

Soñamos en un Ecuador que supere el analfabetismo y la ignorancia, presa fácil del fanatismo, el mesianismo o el caudillismo. Queremos un país moderno en donde las ideas se confronten bajo las sombras de la cordialidad y el respeto. Un país incondicionalmente incluyente, solidario y próspero. Un Ecuador jurídicamente serio y confiable, pacífico, seguro y tranquilo; en conclusión soñamos en un país de todos y todas.

viernes, 2 de noviembre de 2012

La dimensión de los difuntos

El día de los difuntos encierra una tradición muy especial para los pueblos andinos. Es la ocasión propicia para comunicarse con los seres del más allá (chayshuk pacha), con los parientes y amigos que se han adelantado hacia la eternidad. A pesar de que algunas tradiciones se van debilitándose en las actuales generaciones, todavía se mantiene en su esencia la celebración llamada “ofrenda”. Celebración en el sentido de que se festeja la vida, el recuerdo vivo de los que ya no están, el encuentro místico con los espíritus para compartir los alimentos de la madre tierra, celebración de ese contacto inter dimensional.

Dentro de la filosofía o pachasofía andina se perciben y se establecen cuatro dimensiones en el cosmos; “kay pacha”, el mundo presente, la naturaleza, la tierra; “hawa pacha”, el mundo de arriba, el cielo, las estrellas, las galaxias; “uku pacha” el mundo interior, el espacio interior, el subsuelo; “Chayshuk pacha”, la otra dimensión, el lugar de los espíritus y las divinidades. Resulta claro dentro del pensamiento andino, como se encuentra estructurado el cosmos, y el lugar que cada uno de nosotros ocupamos dentro de esa gran estructura.

La religiosidad andina ha sobrevivido siglos de negación, con una sencilla estrategia que es la de coexistir reservadamente con las religiones occidentales. En el día de los  difuntos no solo se debería recrear nuestras tradiciones como las guaguas de pan, la colada morada o el “responso”, llamado también ofrenda; sino debería ser también una época en la que deberíamos retomar la reflexión filosófica en torno a nuestra manera de ver el cosmos y su relación con el runa, el ser humano. Comprender, sistematizar y enseñar también nuestro particular modo de ver el mundo. Solo ese ejercicio nos permitiría comprender de una manera más amplia el comportamiento y la proyección del runa andino.

viernes, 26 de octubre de 2012

El artículo 20

“Los pueblos indígenas tienen derecho a mantener y desarrollar sus sistemas e instituciones políticas, económicas y sociales, a que se les asegure el disfrute de sus propios medios de subsistencia y desarrollo, y a dedicarse libremente a todas sus actividades económicas tradicionales y de otro tipo”, reza el artículo 20 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, de la cual Ecuador es suscriptor.

Bajo esta normativa internacional, las leyes nacionales dictadas en forma general e inconsulta, sin tomar en cuenta a los pueblos indígenas, quedarían sin piso. En el caso particular de los otavalos, el sistema del “mindalaje” que es una tradición milenaria en la que muchos viajeros, pequeños comerciantes, recogen la producción artesanal de sus comunidades, para comercializarlos fuera del país, y a su vez la traída de cosas del extranjero; es un sistema económico propio que ha posibilitado la supervivencia misma de los otavalos como pueblo. Al pie del artículo 20 de la declaración de la ONU, tenemos derecho a dedicarnos libremente a todas nuestras actividades económicas, sin perjuicio al resto de derechos consagrados en la Constitución Política de nuestro país.

Hay que repetirlo varias veces, los kichwas otavalos no son grandes capitalistas exportadores, ni importadores, por lo que mal haría una normativa tributaria pensada en ese sentido. Concordamos totalmente que las leyes hay que cumplirlas, pero en este caso vale una legislación especial pensada en las poblaciones indígenas, que por su característica de vulnerabilidad, han sido cobijadas bajo el amparo del Derecho Internacional. Los estados nacionales y el mundo entero tienen una deuda gigantesca con los pueblos indígenas de América, por lo que instancias internacionales como la ONU o la OIT, consecuentes con la lucha reivindicatoria de los pueblos autóctonos y conscientes de esta realidad histórica, han retribuido mediante disposiciones de carácter global, ante lo cual países como el Ecuador, están llamados a cumplirlas a cabalidad.

viernes, 19 de octubre de 2012

Cambios en la economía

Es fácil repartir los petrodólares a diestra y siniestra, pero es difícil construir una economía sostenible. En este andarivel de reflexiones económicas, me encontré con un hermano kichwa, pequeño comerciante, quien sabiamente me increpó: “No podemos vender, ni podemos comprar”, refiriéndose a la desnaturalización de las importaciones y exportaciones.

Reconocemos la buena labor del Gobierno Nacional y su idea de desarrollo centrada en la asistencia social y el mejoramiento de la infraestructura. Pero pensamos también que se ha descuidado en el impulso al aparato productivo del país, el impulso sin vacilaciones al sector emprendedor de la nación. Existe la sensación, no sé si equivocada, de que el gobierno navega contracorriente a las fuerzas económicas, llamadas a dinamizar la producción nacional.

Deberíamos rescatar algo de las recientes expresiones del expresidente peruano Alan García, quien dijo: “Claro que fui populista. También fui estatista. Pero hoy no puedo seguirlo siendo, cuando las fuerzas económicas van por otros lados. El mundo cambia y los seres inteligentes deben cambiar con el mundo”. García, a pesar de los pronósticos catastróficos de la oposición, redujo los aranceles de 13 al 3%; en solo un año, la industria peruana creció más que nunca, a tasas de más del 8%. Si bien la situación de los países vecinos no ha cambiado drásticamente, sus indicadores económicos parece que van por buen camino, mejor que los nuestros.

Evidentemente que necesitamos un crecimiento económico planificado y sostenible, si queremos alcanzar el buen vivir; a menos que queramos centrar el concepto del “Sumak Kawsay” como una convivencia primitiva al puro estilo de nuestros hermanos los taromenanes, quienes felices deambulan desnudos por la selva. Sin intentar ser un gurú de la economía, es momento de que el Presidente Correa, deje los fundamentalismos ideológicos y realice una reingeniería pragmática de la política económica nacional.

viernes, 12 de octubre de 2012

12 de octubre

Hace unos días tuve un grato encuentro con un cineasta español que recorría tierras ecuatorianas realizando un documental sobre pueblos autóctonos o algo así; después de la entrevista, en una amena conversación le insinué sobre la conmemoración del 12 de octubre. El español fue categórico y claro: “A esos tipos no los conocí, nada que ver con ellos, ni siquiera fueron mis antepasados”. Estaba claro que ahora, hasta los propios españoles están  conscientes de la atrocidad que representó la conquista y saqueo a los pueblos originarios de este continente, al que posteriormente lo bautizarían como América, en homenaje a Américo Vespucio, navegante florentino que se había dado cuenta, que Colón no había llegado a la India, sino a tierras desconocidas para ellos.

El 12 de octubre de cada año recordamos el primer desembarco español en tierras americanas. Son exactamente 520 años de aquel fatídico día para los pueblos del Abya Yala, punto de flexión para la historia de la humanidad. “12 de octubre nada que celebrar”, es la consigna que con razón, recorre las redes sociales. Ni la propia “madre patria” podría celebrar su “encuentro de dos mundos”. Quienes talvez  podrían llenarse de jolgorio serían algunos países europeos  como la misma Alemania o Inglaterra, estados en los cuales sus incipientes banqueros captaron la riqueza de nuestro continente, para potenciar su naciente capitalismo.

¿Descubrimiento de América? Claro que no, los pueblos y el continente prehispánico ya estaba descubiertos por nuestros propios antepasados. ¿Día de la raza? Peor, según entiendo el término raza, dicho por modernos antropólogos y estudiosos, se reserva a los animales. ¿Encuentro de dos mundos? Tampoco, porque un encuentro es un suceso amistoso. No vacilemos, llamemos a este suceso de la historia como tal: Invasión, conquista, saqueo, exterminio, genocidio. ¡Ojo! Y mucho cuidado con aquellos maestros que todavía no se actualizan y siguen hablando a sus estudiantes, de descubrimiento.

viernes, 5 de octubre de 2012

El SRI y los ladrones

Martes de un mes y año cualquiera; hora, cuatro de la madrugada; ubicación, calles Sucre y Colón de la ciudad de Otavalo: Un almacén de ropa es vaciada totalmente por varios sujetos, que lo embarcan en un vehículo y bajo la complicidad de la noche se alejan rápidamente del lugar. Martes 2 de octubre de 2012; hora, 3 de la tarde; ubicación, la misma dirección, calles Sucre y Colón de Otavalo: Un almacén de ropa es vaciada totalmente por varios sujetos que lo embarcan en un vehículo y bajo la complicidad de tres policías se aleja rápidamente del lugar.

En el primer caso, delincuentes avezados, de esos que han proliferado últimamente, han cometido un robo descarado a un insipiente y pequeño comerciante kichwa. En el segundo caso, son funcionarios del Servicio de Rentas Internas SRI y la fuerza pública, que han decomisado mercadería “injustificada”, a un pequeño almacén de ropa que ha instalado una familia kichwa, después de haber permanecido muchos años en España. En ambos casos, llanto, impotencia, decepción, pérdida del capital invertido. En el segundo caso, niños maltratados que entre lágrimas pedían a sus padres regresar a España. ¿Regresar a España? ¿Para qué? Si el país ibérico está hecho pedazos, quizás peor que el Ecuador.

Se oyen voces sabias: “Todos debemos pagar nuestros impuestos”. Concuerdo con esta sentencia, aunque reconozco que podríamos discutirlo a fondo. Los fedatarios del SRI, pedían documentos, pedían extraños códigos de importador. ¿Importador nosotros? Somos mindalaes desde tiempos inmemoriales, viajamos, intercambiamos nuestros productos en recónditos lugares del mundo, esa es nuestra forma de vida y supervivencia. La homogeneización como visión estatal es lo erróneo. Imagínense pequeños artesanos y megaindustrias metidos en el mismo saco.  

sábado, 29 de septiembre de 2012

Censura, democracia y racismo

No todo lo que se dice o se escribe en los medios de comunicación puede ser cierto, pero ciertamente el periodismo libre, constituye uno de los principales baluartes de la democracia. Sencillamente sin un periodismo libre, no hay democracia. Pero por otro lado también es cierto que históricamente los medios han sido acaparados por el sector pudiente y oligárquico de nuestros países. El poder de los medios masivos concentrados en pocas manos, es peligroso y enfáticamente cuestionable. Es tarea de cualquier gobierno que se jacte de democrático, romper ese monopolio comunicacional, sin violentar las libertades. Repetir ese monopolio a la inversa o mantener una guerra abierta hacia la prensa, es un camino errado por el cual ha optado el Gobierno Nacional.

La obsesión del Presidente ecuatoriano con la prensa, es enfermiza y ha logrado su cometido: llevar la nueva “batalla revolucionaria” a los medios masivos de comunicación, como las redes sociales. Las expresiones o comentarios de los seguidores del correísmo en contra de dirigentes indígenas como Lourdes Tibán o Salvador Quishpe, en sitios como Youtube, denigra a cualquier ecuatoriano: “india atrevida” “longa hedionda” “los indios son un problema para el Ecuador” “incivilizados” “india, anda dormí con los chanchos”, son algunos de los comentarios que hace entrever que el “Ecuador profundo” todavía es ignorante y racista.

La democracia es un término escurridizo y subjetivo, susceptible de innumerables interpretaciones; pero es innegable su relación con la libertad y la participación plural. Existen o existimos muchos escépticos en cuanto a la existencia de una verdadera democracia; más que todo en nuestros países. Con sus taras y defectos, está claro que el modelo político de nuestros países es democrático, hasta ahora. La democracia como se ha señalado, es la mejor forma de gobierno conocida hasta la actualidad; es perfectible y tiene la virtud aunque sea nominalmente en ciertos casos, de que su poder se base en el pueblo. ¡Libertad y democracia, si; censura y racismo, no!

Publicado en Diario El Norte - 27/09/2012

lunes, 24 de septiembre de 2012

Libertad, seguridad y trabajo


 
La meta de cualquier gobierno racional debe ser la lucha inclaudicable contra la pobreza. En efecto creo que ese es el afán de los gobernantes del mundo, aparentemente. En ese contexto los estados se centran en la búsqueda de la mayor cantidad de recursos y riquezas que garanticen el bienestar de sus ciudadanos, y la de sus corporaciones en el caso de los países ultra capitalistas. Lamentablemente esta es la lógica del orden económico mundial, en la que estamos inmersos casi todos los habitantes de este planeta. Orden económico proclive a las grandes desigualdades sociales, que obligatoriamente debe irse corrigiendo. Más que cerrar los ojos o rechazar esta realidad, debemos propiciar relaciones económicas más justas y soberanas con las potencias del mundo.

Los berrinches ideológicos a la hora de establecer políticas económicas y comerciales dentro y fuera del país, son nocivos para el crecimiento económico que todo país necesita. Por otro lado subestimar y pretender limitar, emprendimientos particulares, bajo preceptos socialistas caducos, o principios colectivos arcaicos, es descalificable y poco consecuente con la realidad global. El ser humano necesita libertad, seguridad y trabajo. Libertad para pensar y decidir, seguridad para actuar, y trabajo  para vivir dignamente. Contradictoriamente, las libertades han sido amenazadas, la seguridad ciudadana se convierte solo en un cálido recuerdo, y en cuanto al acceso al trabajo, las estadísticas difieren totalmente de la realidad social.

Si queremos vencer a ese enemigo común que es la pobreza, debemos desintoxicarnos de los extremismos ideológicos y pensar en función de país. Al Ecuador ni a sus conciudadanos conviene una derecha ultra capitalista, egoísta e insensible, como tampoco un izquierdismo fantasioso, intolerante e inmediatista. La Patria es de todos, y todos debemos construir un acuerdo, una hoja de ruta, un plan de gobierno; no solamente para el rico, ni tampoco solamente para el pobre, sino para todos, sin exclusión alguna.

Publicado en Diario El Norte - 21/09/2012 

viernes, 14 de septiembre de 2012

Ética y laicismo



Tradicionalmente la moralidad ha sido relacionada con la religión. Casi la totalidad de los seres humanos se declaran miembros de una fe religiosa, sin embargo nos preguntamos: ¿dónde quedan las enseñanzas religiosas de amor y comunión, a las que todos dicen acoger y practicar, si por otro lado vemos a la barbarie caminar junto al ser humano? Tristemente recordamos etapas oscuras de la historia universal, donde las instituciones religiosas y los prelados eclesiásticos, fueron cómplices o partícipes de tanta injusticia y maldad: la teocracia despiadada del Medioevo, la sangrienta imposición del cristianismo en América, las torturas mostruosas de la Santa Inquisición, el comercio inhumano de africanos para la esclavitud en el nuevo mundo, el holocausto judío, para citar algunos.

Dada la naturaleza impredecible del ser humano, y a pesar de tanta contradicción filosófica, bien podría acogerse la célebre frase de Voltaire: "Si Dios no existiera, habría que inventarlo". Es que la naturaleza humana en esta etapa evolutiva del hombre y obviamente de la mujer, es equiparada a la de un niño; el hombre no puede todavía auto regirse, y necesita la promesa de un premio o un castigo divino, para portarse bien. Sin embargo esta realidad hoy tiene su variante: el hombre ya no es ese ignorante sumiso y temeroso de hace mil años, la ciencia ha calado hondo en la civilización contemporánea. Pero la ética y la moralidad se han rezagado al paso de las religiones.

En las actuales circunstancias, en donde la criminalidad y la corrupción han tomado proporciones inéditas, vale regresar a mirar uno de los preceptos de la Revolución Francesa, muy adelantada para su época, como es la "ética o la moral laica" como política de Estado. Es momento de mirar a nuestros niños y a nuestro sistema educativo para reponer la moralidad como medio hacia una convivencia respetuosa. Defendemos el laicismo y el Estado no debe propiciar ninguna religión, pero eso no le exime de fomentar y poner un énfasis determinante en la ética y la moral, como medios hacia el buen vivir.

Tomado del Diario EL NORTE

viernes, 7 de septiembre de 2012

Uniformes y aculturación


Ciertamente los pueblos originarios hemos sufrido procesos de aculturación desde hace mucho tiempo. La pérdida de nuestra identidad cultural ha estado ligada principalmente a la política impositiva del sistema educativo ecuatoriano. Recordemos que esa es la razón para que; a disminución de la población kichwa indígena, aumente la población “mestiza”. Lamentamos reconocer que ahora, en plena vigencia de una Constitución Plurinacional, donde incluso nuestro idioma el kichwa es reconocido como oficial, los centros educativos sigan diezmando la identidad, duramente preservada por los pueblos y nacionalidades del Ecuador.

Sin ser exageradamente tradicionalistas, reconocemos que una aculturación equilibrada, responsable y respetuosa, hasta puede ser positiva en las relaciones interculturales; el uso de indumentaria deportiva como los calentadores, el uso del jean para el trabajo de chicos y chicas, muchas veces es necesario y comprensible; pero el uso de ropa forma como las faldas en las niñas y los ternos escolares en los niños indígenas, disculpen es chocante y despreciable. Hoy no es raro ver, principalmente en las escuelitas del cantón Otavalo, niñas indígenas con tacones y faldas, niños con terno y doble corbata como dirían algunos. Extrañamente las autoridades educativas se han vuelto cómplices y encubridores de este lamentable proceso de enajenación cultural. Les recuerdo que el pueblo kickwa-otavalo en especial, tiene su traje formal: blusa bordada, fachalina, anaco, alpargatas, para las niñas; sombrero, poncho, pantalón blanco, alpargatas, para los niños.

Lamento decir que a la epidemia de cortarse la trenza en los adolescentes kichwas-otavalos, se sume la complicidad de las escuelas en el despojo de nuestra vestimenta tradicional. Muchos actores y activistas culturales nos sentimos decepcionados, cansados y perdidos, frente a tanta avalancha y despropósito de medios y sistemas que empujan a una alienación total.  

(Opinión publicada en diario El Norte de Ibarra)

viernes, 31 de agosto de 2012

Vientos de paz



Hace más de veinte años cuando acababa de graduarme en la secundaria, al igual que muchos jóvenes de la época, dado el carácter romántico y rebelde propio del mocerío  incipiente, y dado también a las recientes luchas revolucionarias en Centroamérica, incluso la intentona revolucionaria de Alfaro Vive Carajo en nuestro país; tenía serias aspiraciones de enlistarme en las filas de la afamada guerrilla de las FARC. Aprovechando los viajes de mi progenitor por el oriente colombiano, y con el objetivo de conocer de cerca aquellos inhóspitos parajes donde operaba la insurgencia colombiana, me embarqué en un recorrido que duraría varias semanas. En el oriente colombiano, como en los departamentos de Putumayo, Meta, Guaviare, entre otros; el ambiente difería al que reinaba en el extremo sector metropolitano del país. Existían pueblos y provincias enteras donde no se “sabía” de la existencia del Estado colombiano; y claro, ahí se comía bajo la ley y el orden de las FARC, que lo controlaban todo. Ventajosamente decliné de mis aspiraciones revolucionarias, y ahora después de un lento proceso de madurez ideológico-político, me identifico plenamente como un demócrata de centro izquierda.

La insurgencia nace como una respuesta al acaparamiento del poder por cierto sector de la sociedad, o por un caudillo. Los zares en Rusia, la dinastía imperial en China, Batista en Cuba, Somoza en Nicaragua, liberales y conservadores en Colombia; para citar algunos ejemplos. La insurgencia a pesar de que suene fabuloso dentro del lenguaje revolucionario, cobra muy caro; miles de muertos y desplazados, miles de millones en dólares perdidos, y lo que es más; un pueblo demacrado por la guerra en su psicología por muchas generaciones.

La noticia del presidente Juan Manuel Santos, de que su Gobierno ya ha iniciado acercamientos con la guerrilla de las FARC, para el tema de pacificación; ha levantado un entusiasmo generalizado. Aspiramos que a diferencia de otras negociaciones, esta sea la definitiva. Bienvenida la paz y la unidad a Colombia y a América Latina.

viernes, 24 de agosto de 2012

Un aliento a la política

La política en el lenguaje más sencillo es: normar, cumplir y hacer cumplir, todo esto en función de una convivencia provechosa y equilibrada dentro de un colectivo humano. Tristemente recuerdo el descrédito ganado por la política. En nuestro país por ejemplo hay un rechazo mayoritario a cuestiones políticas, y muchos prefieren incluso una dictadura que bien podría acercarse a una monarquía totalitaria, en vez de un sistema democrático. Una situación seriamente lamentable, que nos hace meditar sobre la falta de una cultura política, participativa y democrática en nuestro país.

Concordamos creo, con muchos cientistas sociales, que la madre de todos los males que aquejan dentro de una sociedad, no solo aquí en el Ecuador, sino en el mundo entero; es la mala calidad educativa, a la que yo añadiría la falta de sensibilidad en el ser humano. Al fin al cabo un ser educado, según mi análisis es más sensible, y no se haría problemas para convivir dentro de una sociedad, incluida sus limitaciones. La falta de educación nos sumerge en un mar de confusiones, a la hora de valorar la política, y nos hace confundir con la politiquería, donde están los malos políticos, los miopes, los corruptos, los que se embriagan con el vino del poder,  los alzamanos sin conciencia.

La política no es un mal necesario, es uno de los actos más nobles del ser humano, que nos hace diferenciar de los animales; es la madre del desarrollo y evolución de la especie humana. Como lo hemos escuchado mil veces, el hombre es un animal político y está predestinado a la convivencia colectiva. En este sentido todos somos sujetos políticos por el hecho de que interactuamos pluralmente y hemos aceptado o no, las normas de convivencia de nuestra sociedad o del entorno donde vivimos.

La política a pesar de que difícilmente logrará la comunión total, es positiva; y es un hecho que afectará nuestras vidas; por eso la importancia de que todos(as) nos inmiscuyamos dentro de esta ciencia social, para que nuestros dirigentes y gobernantes, no nos tomen por sorpresa.

martes, 21 de agosto de 2012

Rumiñawi yayapak kaway



Atik Pillawasu, may hatun sinchi runa
Kay llakilla pachakunapi kanta yuyarinchi
Kay puchukay punchakunapi kanta kayachinchi
Maytatak purinki, maytatak shamunki.

Tayta Rumiñawi, may hatun samiyuk runa
Tukuy runakunata wakaychik tayta
Tukuy llaktakunata tantachik yaya
Maypitak kapanki, kaypichu kapanki.

May sumak Inka tayta, may kuri kitu runa
Ninapimi  hatun achilklla chinkarkanki
Wayrapimi hawata pawashpa riparkanki
Kutimuhupankichu, chayamuhupankichu.

Chinchansuyumanta ushayuk millay runa
Kaypika chinkashpami atinakunchik
Ashta mayta chaytami muspanakunchik
Kutimuy Atik, runa yuyayta achikyachi yaya.