lunes, 24 de agosto de 2015

Abandono

No sé si me he aislado de la información local, pero me da la impresión de que la ciudad de Otavalo está abandonada a su suerte. Debo estar equivocado al pensar que el señor Alcalde, las señoras concejalas y los señores concejales, han tomado sus merecidas vacaciones al mismo tiempo. Esto a raíz de que, después de más de un año en funciones de la actual administración, prácticamente las obras emblemáticas por terminar y otras prioritarias, se han paralizado y otras no han comenzado. ¿Cómo es posible por ejemplo, que la ampliación de la vía de circunvalación de Otavalo, quede en las condiciones que se encuentra? Realmente no hay respeto por sus habitantes. Es triste ver como los moradores que viven al otro lado de esta vía, tienen que arrastrarse muchas veces, arriesgando sus vidas, para poder cruzar al otro lado; ni qué decir de los niños. Esta vía actualmente, es un monumento al irrespeto y la ineptitud: sin pasos peatonales, sin señalética, cruces vehiculares y peatonales insuficientes, sifones sobre el nivel de la calzada, montículos en medio de la autopista,  anchura irregular de las vías laterales, expropiaciones pendientes, vehículos que arremeten en contra vía, accidentes; son algunos de los ítems que conforman el caos. Entiendo que el gobierno central está a cargo de esta obra, pero también se debe entender que el dueño de casa, es también corresponsable del desenlace de este tipo de obras.


Por otro lado, la ciudadanía del norte del país se debe enterar, que el mega proyecto del nuevo mercado de Otavalo, que se encuentra ya en su fase final, prácticamente se encuentra en el “olvido” de las actuales autoridades del cantón. Recordemos nuevamente que son alrededor de 20 millones de dólares que serán invertidos en su totalidad; dinero y obra que se encuentra abandonada por el momento, en un rincón donde antes funcionaba el Estadio Municipal de Otavalo. Otros temas como el de la Plaza de los Ponchos o el de la terminal terrestre, seguramente seguirán dilatándose mientras los años pasan. Incluso problemas no tan complicados como la proliferación de perros callejeros, no han podido ser remediados; si son escépticos, atrévanse a cruzar el parque central a altas horas de la noche.

viernes, 14 de agosto de 2015

La propaganda

No me gustaría pensar que para el Gobierno Nacional, el pueblo sea una enorme bola de idiotas. A eso nos empuja la avalancha de la propaganda oficial, con motivo del levantamiento indígena y el paro nacional convocado por distintas organizaciones gremiales y sociales del país. La propaganda como se conoce, es un mecanismo comunicacional, manejada técnicamente para ejercer un cambio de comportamiento en las masas; ejemplo de ello, es la influencia que ejercen las grandes transnacionales, para mantener predispuesta a la gente hacia el consumismo. La idea de la propaganda muchas veces es, inducirnos hacia un estado de somnolencia, para vendernos piedras en vez de oro, o meternos gato por liebre.

La propaganda política es una artimaña que han utilizado muchos políticos, de manera especial los dictadores, con la pretensión de mantener engañada a la gente. Con la invención y el auge de los medios masivos de comunicación en la primera mitad del siglo XX, varios países y potencias involucradas en las dos guerras mundiales, no vacilaron en acudir a este recurso, para direccionar favorablemente la opinión de las masas. Los que manejaron con destreza la propaganda política en este periodo, fueron los alemanes nazis, quienes pretendieron instaurar un imperio de maldad por mil años.

Debo confesar que me incomoda enormemente, el descaro con el que se maneja la propaganda gubernamental, durante el horario estelar de la televisión nacional. Mientras esperamos ansiosos las novedades del noticiario de un canal independiente, arremete irrespetuosamente la propaganda oficial, y no por cinco o diez minutos, sino a veces por más de veinte. El Gobierno Nacional cuenta con una cantidad de medios de comunicación, de prensa, radio y televisión; además la presidencia dispone de la tristemente célebre “sabatina”; entonces ¿cuál es la necesidad de bombardearnos con tantas cadenas y enlaces, que poco o nada nos interesa? No somos una bola de idiotas, somos un pueblo digno con criterio formado, conocemos a cabalidad cuales son los logros y los tremendos desaciertos de la actual administración. Al igual que la mayoría de los ecuatorianos exigimos rectificaciones, y no permitiremos que moldeen ilegalmente la Constitución, a la medida de sus propios intereses.

domingo, 9 de agosto de 2015

Heredad territorial usurpada

La tesis indigenista de que América fue usurpada a los nativos de este continente, mediante un monstruoso genocidio que nunca se justificará, es el golpe del martillo en el yunque, por el que los encargados de escribir la historia y establecer a plenitud los estados nacionales criollos, en el marco de la virtud, no han podido conciliar su sueño durante los últimos siglos. Defensores de los “indios”, ante los abusos cometidos en contra de ellos, aparecieron desde el principio; como el mismísimo Fray Bartolomé de Las Casas, pasando por escritores y antropólogos, hasta el reconocimiento jurídico de los Derechos de los Pueblos Indígenas por parte de la ONU, la OIT, y los mismos estados nacionales de las Américas; sin olvidarnos también del acto de contrición de los últimos papas de la Iglesia Católica, con respecto a este tema.

La historia clásica nos enseñó que los habitantes de este continente, llegaron a través del Estrecho de Bering hace más o menos trece mil años, al término de la última glaciación. En 1997, esta teoría se desbarató, cuando varios de sus defensores reconocieron públicamente, que una excavación arqueológica realizada en el sur de Chile, había demostrado de manera inapelable, la presencia humana en esa región, hace más de aquella fecha migratoria; algunos arqueólogos han propuesto que los primeros pobladores de este continente se remontan a más de treinta mil años, incluso otros científicos plantean la hipótesis de que, antes de la llegada de Colón, hubo hasta cinco oleadas sucesivas de asentamientos, la primera hace cincuenta mil años.

Sea lo que sea, queda claro que la civilización humana, se desarrolló simétricamente en los diferentes continentes. Al igual que la heredad territorial de los europeos, los asiáticos, los africanos y otros pueblos, queda bien marcada por la historia; lo mismo correspondería a los nativo-americanos. Los pueblos y naciones originarias de América, tendrían todo el derecho de reclamar sus territorios y a preservar su cultura, sobre cualquier circunstancia. Esto a propósito de las expresiones de un funcionario gubernamental, en el sentido de que la marcha indígena que se realiza en estos días, no tendría permiso. ¡Qué ridiculez! 

viernes, 31 de julio de 2015

Emprendedores a la deriva

En nuestra casa en medio del verdor de los maizales, recuerdo que el sol brillaba radiante a la media mañana, mientras el bullicio de un pequeño receptor de radio, nos llevaba a la mano de nuestra imaginación, a escenarios insospechados de la radionovela de moda. En un recinto estrecho de nuestro hogar, enfilados con nuestros telares de madera, nos apurábamos alegres en la tejeduría, junto a nuestros padres, mis hermanos y un par de trabajadores contratados. Aseguro que esta escena era común, incluso como lo puede ser hasta la actualidad, en varias comunidades indígenas aledañas a la ciudad de Otavalo; los kichwas de esta región casi siempre han intercalado su actividad económica entre la agricultura, los emprendimientos artesanales y el comercio.

Ciertamente la actividad artesanal, cuando brinda los frutos deseados, es muy gratificante, más allá de que es un trabajo noble y reconocido. Brinda la libertad para la autosuficiencia económica y la innovación de productos. Está demostrado que el Ecuador tiene un alto porcentaje de pequeños emprendedores a nivel de la región. Esto demuestra una vocación destacada que tiene la población ecuatoriana, por el trabajo y la libertad económica; en otras palabras por el progreso y la independencia laboral. Prácticamente la totalidad de los emprendimientos son familiares y artesanales, donde la familia en su conjunto representa la fuerza laborar de los pequeños negocios, donde incluso los niños según la tradición cultural andina, participan del trabajo familiar, porque los chicos deben aprender a ser laboriosos desde muy pequeños y no tienen que dedicarse solamente al juego o peor al ocio.

Es lamentable e incomprensible también, según informes estadísticos, que la mayoría de estos pequeños emprendimientos en el Ecuador, no solamente los artesanales, no tienen la oportunidad de crecer y convertirse en empresas formales que proporcionen puestos de trabajo estables y dinamicen adecuadamente la economía nacional; lamentable más aún que se estigmatice a las empresas familiares que han tenido la oportunidad de crecer. Parece que nuestros políticos y tecnócratas, todavía no pueden descifrar, cuál es la manera de potenciar toda esta vocación de trabajo honrado, que tiene la gente de nuestro país. Deberían primero aprender a trabajar con sus manos, a emprender y luego gobernar.

sábado, 25 de julio de 2015

La balanza

Bien o mal en algunos aspectos, el presidente Correa ha dado pautas a la clase política tradicional, de cómo se debe ejercer la primera autoridad del país; obviamente sin tomar en cuenta muchos de los excesos y arbitrariedades, que por hoy no vienen al caso ser nombrados. Por ejemplo, el deseo suyo de cambiar el país para bien, proyectada desde su slogan “con infinito amor”,  me parece que es genuina y sincera. Merece también sorpresa y reconocimiento innegable, la enorme energía desbordante del Primer Mandatario, puesta al servicio de su función.

Vale reconocer que la época correísta marcó  estabilidad política en los últimos años; se entendió la gran importancia de la interrelación de las ciudades y se modernizó la vialidad del país; de la misma forma se modernizó la deprimente situación de la función judicial, más que todo con la dotación de infraestructura decente y adecuada; se visibilizó y se reconoció desde los estamentos oficiales, a los diferentes grupos étnicos del país, incluido sus lenguas; la incorporación de la juventud y las mujeres al quehacer político, es otro de los logros. La incorporación de personas de los diferentes pueblos y nacionalidades al Servicio Exterior, como el comienzo de una representación real del país, es un hecho digno de reconocimiento. Por otro lado, aunque existan serios cuestionamientos a la creación de la Ciudad del Conocimiento Yachay, personalmente nunca dudé de su valía y se debería apoyar sin condiciones, la apuesta de cualquier  gobierno nacional, por la ciencia, el conocimiento y el desarrollo.

Exigir a sus ministros y subordinados, la agilidad requerida en la culminación de la obra pública, o el control personal a las entidades del servicio público; son acciones del Presidente que la población reconoce sin dudarlo. Seguro que existirán otros logros de la “Revolución Ciudadana”, pero para ser sincero, no me vienen más a la cabeza. Los aciertos y logros de cualquier gobierno, no deberían sorprendernos, porque para eso el pueblo los ha nombrado; más aún si para ello han contado con el mayor boom petrolero de la historia. Qué pena que los desaciertos del actual gobierno pesen muchísimo más que los aciertos. 

viernes, 17 de julio de 2015

El petróleo

Cuando escuchamos la palabra petróleo, rápidamente lo relacionamos con un líquido oscuro y pastoso, sumamente contaminante según la tradición ambientalista. Además recordamos que es el factor que alimenta nuestras arcas fiscales, en otras palabras, la fuente de nuestros recursos económicos. No me imagino qué hubiera sido de nosotros, me refiero al país y sus gobernantes, sin este apetecido producto natural. ¿Pero realmente somos justos, cuando satanizamos de manera extrema, la producción petrolera en el mundo? Caer bajo el romanticismo del discurso ambientalista extremo, es fácil y hasta dignificante; ¿pero podemos ser consecuentes con ese discurso de eliminar el petróleo, o por lo menos de disminuir su uso? Para comenzar tendríamos que renunciar a viajar en un vehículo a motor de combustión, o a volar en un avión, o a utilizar la electricidad que en muchos de los casos son generados a diesel.

No solamente a eso, sino renunciar también al uso de las carreteras de asfalto, al aceite que lubrica nuestras máquinas, zapatillas, ropa y accesorios hechos a base de fibras sintéticas, detergentes, lentes de contacto, cepillo de dientes, paraguas, bolsas de basura, cascos de protección, computadoras, celulares, válvulas cardíacas; incluso la vaselina que lubrica nuestra piel, a esto añadimos la aspirina y drogas para combatir el cáncer; para nombrar solamente algunos ejemplos. ¿Pero qué tiene el petróleo para que sea considerado el oro negro? Tiene una mezcla de moléculas de hidrógeno y carbono que forman todo tipo de enlaces conocidos como los hidrocarburos, de los cuales se extrae mediante una compleja destilación, una serie de subproductos de múltiples usos.

La contaminación ambiental por combustión de productos derivados del petróleo, es un problema contemporáneo muy grave, por lo que urge buscar tecnologías que remedien esta situación a mediano plazo. El reto está planteado no solamente a los científicos de los países llamados desarrollados, sino también a la gente que hace ciencia en nuestros países; porque no está bien que solo se critique y se censure, sin la mínima capacidad de proponer alternativas para una convivencia sostenible con nuestra madre tierra.

viernes, 10 de julio de 2015

¿Cuándo se perdió nuestro presidente?

“El padre de familia que agrede a su mujer y maltrata a su familia, aunque lleve buena comida y ropa de lujo, siempre será un mal padre”. Esta frase bien podría ser una analogía con las relaciones de poder, entre el Presidente de la República y el pueblo ecuatoriano. Lejos de que muchos habremos tenido éxito o fracaso al pretender consolidar una familia íntegra; en las conclusiones sociológicas y las afirmaciones de los líderes religiosos, en el sentido de que la familia es el núcleo de la sociedad, existe el más alto grado de veracidad, y sería oportuno emular a todo nivel, los valores de esta célula social.

La política entendida en su integridad, tal como se refirió el papa Francisco, es un medio de servicio social. La mayoría de los ecuatorianos pensamos que ese fue el afán del actual Presidente de la República: poner su contingente al noble servicio de este país. ¿Pero en qué momento se perdió Rafael Correa? En el momento en que el poder le nubló la razón y la humildad; en el momento en que se formó la idea de que él era una especie de mesías o algo parecido, predestinado quizá por la divina providencia; en el momento en que pensó que su verdad era absoluta y empezó a decidir por todo y por todos. La serie de errores caracterizados por su propia personalidad y otros que más bien responden a errores ideológicos políticos, se podría seguir recitando; pero el punto de inflexión me parece que fue, cuando en una triste escena mediática se expulsó de una entrevista en Carondelet, a un conocido periodista del diario El Universo. Cómo no hubiésemos querido un Rafael Correa demócrata, respetuoso de los medios de comunicación, un presidente que llame a la unidad, para hacer frente a los únicos enemigos de la sociedad: la pobreza y la corrupción.

Se ha demostrado que nadie es imprescindible, más aún en el servicio público; incluso ni siquiera en el papado, recordemos el caso del papa Benedicto XVI. Las personas somos pasajeras, pero el país que dejaremos a nuestros hijos y nietos, se queda aquí. Es triste ver cómo un fanatismo político demencial, hable de tal o cual político, predestinado a gobernar por siempre o por cien años.

viernes, 3 de julio de 2015

Respeto y rectificación

En las conversaciones de la gente común, el tema político actual, acapara la mayoría de las voces. “Váyase con su Correa”, eso es lo que dijo un usuario de un taxi en Otavalo, al momento en que exigió detener el vehículo, para bajarse molesto, luego de que el chofer comentara a favor del gobierno. El secretario jurídico de la Presidencia de la República, Alexis Mera, según se conoce, fue expulsado del restaurante “Rincón de Francia” en Quito. Durante una sesión de la Asamblea de Médicos de Pichincha, profesionales de la salud expulsaron al viceministro de Salud, David Acurio. Estos hechos, que no son aislados por cierto, a pesar de la miopía del Gobierno Nacional, ponen en evidencia, lo caldeado que está la confrontación política en el país.

Me atrevería a decir que las últimas movilizaciones en contra del Gobierno, son más numerosas, que las que en su momento terminaron con el gobierno de Lucio Gutiérrez. Incluso en palabras de alguna asambleísta del oficialismo, tienen una carga más fuerte de resentimiento. A pesar de que el grito es “fuera Correa, fuera”, el pueblo no quiere una interrupción democrática, peor aún, tal como lo han afirmado voceros del Gobierno, está en una confabulación golpista; lo que el pueblo exige es respeto y rectificación, hasta el último minuto de su mandato, sin la mínima tentación de perpetuarse en el poder; de ahí sí, que se vaya tranquilo a su casa.

Cualquier conflicto social es lamentable y grave, nadie que sea medianamente responsable, podría vanagloriarse del mismo; pero la protesta callejera es una salida, es un recurso extremo valedero, ante el divorcio producido entre sociedad y gobernante. Cuando la imposición y el abuso se convierten en normas de gobierno, cuando las instancias democráticas no son funcionales para el diálogo de doble vía con los sectores organizados y pueblo en general, la  movilización se convierten en un recurso de contención, frente a la avalancha del poder.

viernes, 26 de junio de 2015

El maíz

El maíz se desarrolló dentro de la agricultura mesoamericana, hace más de seis mil años. Muchos investigadores creen que el maíz no fue domesticado, sino creado a partir del teocinte por los antepasados centroamericanos, prácticamente desde cero; realizando cruces, provocando mutaciones adecuadas, mediante un osado acto de manipulación biológica; según genetistas “posiblemente la primera y quizá la más grande hazaña de ingeniería genética lograda por el ser humano”, hasta obtener el maíz moderno. En el relato maya de la creación, el célebre Popol Vuh, los seres humanos fueron creados literalmente a partir del maíz. Fruto bendito también para las culturas andinas, hasta convertirse en el principal producto agrícola. Con la llegada de los europeos al continente americano, el maíz rápidamente se extendió por todo el mundo, hasta convertirse en el producto número uno de producción agrícola, hoy realizada en cantidades industriales.

El maíz es una de las pocas especies agrícolas que tiene una diversidad mayor que la mayoría de las plantas silvestres. En México se han identificado más de cincuenta cepas híbridas, genéticamente diferenciables, de las que al menos treinta son nativas de Oaxaca. Una cepa híbrida es una familia de variedades locales, cada una de las cuales puede tener montones de “cultivares”, o variedades cultivadas. De la misma forma en Los Andes, existen muchas variedades del maíz, como el negro, rojo, amarillo, el morocho, para nombrar unas pocas. 

A partir del solsticio de junio, las comunidades originarias de Los Andes, rinden tributo a las cosechas, en especial a la cosecha del maíz, con una serie de festejos y celebraciones como el Inti Raymi, donde la gastronomía se basa en torno a este producto. Es sorprendente notar que con los granos del maíz, se puede elaborar una cantidad increíble de alimentos, entre las que se destacan, el mote, el tostado, la colada y la chicha de jora.

viernes, 19 de junio de 2015

Así era mi Inti Raymi

El cálido verano de pronto se interrumpía, con unos atrevidos ventarrones provenientes del norte, que al cruzarse con las ramas de los árboles, producía una melodía muy propia de la época. La mayoría de los maizales se habían enflaquecido por la irrupción de la cosecha, y las hierbas de la chacra se retorcían a sucumbir ante el taita Inti, todo indicaba que estábamos en el mes mayor, el mes de junio, el mes de San Juan como se llamaba en aquel entonces. Para un pequeño de ocho años, era la época más importante y feliz de todo el año, pues era la ocasión en que recibía toda una mudada completa de ropa nueva; camisa, pantalón, alpargatas, también unas botas muy especiales, las de caucho, que de nuevas tenían ese olor extraño fuera de lugar, pero que al relacionarse con ese momento, el olor se convertía en un recuerdo agradable que se grabaría por siempre.

El tronar de los cohetes pirotécnicos, que anunciaban tácitamente la llegada de la fiesta mayor, intercalaba zigzagueante de una casa a otra, de una comunidad a otra, exaltando el ambiente festivo. Era el 23 de junio, día de compras, día de feria obligatoria anual en la ciudad de Otavalo. Entre ponchitos de colores, disfraces de moda, rondines y guitarras, la gente se ajetreaba apurada en las comunidades, era la tarde de reunirse en familia, de “armar” el castillo, el altar, la ofrenda a las divinidades, a las imágenes cristianas como San Juan o la Virgen María, pero más que todo a la celebración, al Inti Raymi. El olor a pólvora de los “voladores”, se mezclaba con el exquisito aroma del cuy asado, de la colada de maíz, del mote, de la deliciosa chicha de jora. Después la inconfundible música de esta fiesta, al son de bandolines y guitarras, de rondines y flautas, entrelazados con los griteríos gratificantes propios del Inti Raymi.

Parece que fue ayer nomás, cuando con mi poncho rojo de Natabuela, bailábamos cantando en círculo; y al alzar la mirada, ahí estaban: mi abuelo Segundo con su guitarra, mi tío Virgilio con su requinto, mi padre con su rondín, tocando con lo más profundo de sus sentimientos; cuanta algarabía, cuánta felicidad, grabada en mi mente para siempre. ¡Así era mi Inti Raymi!

viernes, 12 de junio de 2015

¿Es pecado progresar?

La idea de establecer una sociedad totalmente igualitaria, es una utopía descarada que todavía podría marcar paso en ciertas ideologías. Se ha visto hasta la saciedad, que incluso los regímenes comunistas, que pregonaban tal igualdad, solo consiguieron limitar las verdaderas potencialidades de sus ciudadanos y forjar una élite política privilegiada con un poder absoluto y opresor. En tal sentido su fracaso, el de los regímenes totalitarios de tendencia socialista, fue incluso peor que de ciertos regímenes capitalistas. Ahora bien, obviamente la brecha entre pobres y ricos en el mundo debe acortarse, pero eso más bien respondería a un cambio global en el modelo económico internacional, patrocinada por los países más poderosos. Concluyo que una sociedad será exitosa en la medida, en que pueda ofrecer igualdad de oportunidades a todos sus miembros, para una vida digna, pero con la añadidura de que nadie, absolutamente nadie, deba pasar una necesidad extrema como en alimentación, salud, vestido y un lugar para vivir.

Por otro lado, lo que sucede en el Ecuador es algo sui géneris, como dicho en otras ocasiones, es una clara muestra de folclorismo político criollo; me refiero a esa idea de quitar a los “ricos”, para que todos seamos pobres; repito, es una idea del socialismo arcaico que no ha funcionado en otras partes de mundo. El ser humano necesita motivación para trabajar, para luchar, para progresar, para ofrecer un futuro mejor para sus hijos; si esa motivación se revierte en impuestos confiscatorios, en descrédito y persecución, temo decir que en términos sicológicos, el impacto en la sociedad será grave, y esa es la razón para que en estos días muchos ecuatorianos se hayan volcado a las calles, como la única manera de hacer escuchar sus voces. Seguramente a muchos de nosotros no nos afecte el impuesto a la herencia y la plusvalía, pero no me parece justo que a alguien le quiten la mitad de sus bienes. La arrogancia y la ebriedad del poder, ante un clamor generalizado, desconcierta a muchos. 

jueves, 4 de junio de 2015

Aya Uma en Chicago

El Inti Raymi ha trascendido las fronteras andinas, para establecerse en latitudes distantes. Esto particularmente, teniendo como anfitriones a los mindalaes kichwas otavalos, que se encuentran en distintos países del mundo entero. Ya desde hace varios años, por ejemplo, se ha institucionalizado la celebración de la fiesta mayor de Los Andes, en Barcelona, Nueva York y Chicago, donde nuestros coterráneos, hacen el mejor esfuerzo posible, por no desligarse de las prácticas festivas y comunitarias, como un bien cultural digno de transmitir y mantenerse en las generaciones venideras.

Aunque entendemos que las culturas no son estáticas, sino que más bien están en constante evolución, debemos resaltar que la base y la matriz de nuestra festividad, debe tener la tendencia a mantenerse en su forma original; y esto es, de que el Inti Raymi debe ser entendido como una celebración ancestral en agradecimiento por las cosechas, dedicadas en rendir gratitud y culto al taita Inti, pachamama y otras divinidades que incluso responden al sincretismo religioso de los pueblos andinos; donde la música tradicional interpretada con instrumentos propios, el baile o danza con indumentaria propia, la crema de maíz, el mote, el cuy y la sagrada chicha de jora, deben ser terminantemente irrenunciables. Más allá de esto, los discos móviles, las orquestas, los llamados bailes populares e incluso los conciertos, solo contribuyen a distorsionar, como dije, la esencia de esta celebración.

La comunidad kichwa Otavalo de Chicago, Estados Unidos, tiene una agenda cultural muy importante para los días 15, 16 y 17 de junio del presente año; el programa nombrado como: “Andean Sun Festival Inti Raymi Chicago 2015”, incluso tendrán la visita de uno de los grupos más míticos de Los Andes, como lo es “Trencito de Los Andes”, conocido también como “El Laboratorio de los Huevos Cuadrados”. Así la agenda de esta época de alegría y regocijo, comienza a marcar ritmo, no solamente en nuestras comunidades locales. Es hora de desempolvar nuestras flautas y rondines, época de afinar nuestras guitarras y bandolinas. ¡Que viva el Inti Raymi! 

viernes, 29 de mayo de 2015

Libertad: un legado nativo

¿Quién podría imaginarse que el principio de libertad, establecido como un paradigma de avanzada, en la formulación de la Constitución de los Estados Unidos en 1787, sea una herencia nativa americana? Rememoremos, que a pesar de que el concepto de democracia y república fue un baluarte intelectual de la cultura grecorromana, Europa en aquella época, recién intentaba salir del oscurantismo de la Edad Media, período marcado por el fanatismo religioso, el retroceso del pensamiento y el florecimiento de pequeños reinos despóticos. Cuando los franceses y los ingleses llegaron a tierras norteamericanas, lo hicieron huyendo de todos estos males y más que todo por falta de libertades; situación que incluso se agravó ya en tierras americanas, con el nuevo sistema colonial, que eran aún más coercitivas y clasistas.

Las naciones indígenas de la costa este norteamericana, muy nutridas poblacionalmente por cierto, fueron los pueblos libres que se encontraron los blancos recién llegados: una personificación de autogobierno democrático tan extremada, que algunos historiadores y activistas  creen, que la Constitución estadounidense fue inspirada en la “Gran Ley de la Paz” de estos pueblos. “Los padres de la patria, al igual que la mayoría de los colonos, de lo que sería los Estados Unidos, estaban impregnados de los ideales de los indios, de su concepción de las libertades.” Anota Charles C. Mann. Tal como el mismísimo Benjamín Franklin y otros gestores de la nación estadounidense, precisaron que: “la vida de los indios, y no sólo dentro de federación haudenosaunee –coalición nativa- sino en todo el noreste, se caracterizaban por un nivel de autonomía personal totalmente desconocido en Europa.

Más acá, en Sudamérica, la cosmovisión de muchos pueblos precolombinos, tenía esa misma matriz, que recién científicos y antropólogos comienzan a entender, para poco a poco descartar la idea, de que aquí solo vivían tribus de poco impacto social y de impacto ambiental casi nulo; sino sociedades sumamente avanzadas, que sucumbieron casi hasta la extinción por las epidemias traídas por los europeos. La contribución de la América precolombina al resto del mundo, es absolutamente enorme, subestimada y todavía desconocida. 

sábado, 23 de mayo de 2015

El inframundo

A propósito de los rumores sobre la desaparición de menores y el tráfico de órganos humanos, una realidad a la que no podemos taparnos los ojos y mantener cierta incredulidad, como un mecanismo de defensa ante lo inhumano y lo espeluznante, vale recordar incluso a regañadientes, que bajo la aparente tranquilidad de nuestras sociedades próximas, en realidad sí existe lo oscuro, lo oculto, lo underground, lo peor de la naturaleza humana. Una de las plataformas tecnológicas utilizadas por el “bajo mundo”, es la internet. Cabe notar que esta interconexión global es inimaginablemente enorme, y el usuario común, personas como usted o yo, accede solamente al 4% de la web. ¿Pero qué se podría encontrar en el inframundo de la internet? En estos sitios están desde piratería hasta redes gubernamentales de acceso restringido. Recorrer estas páginas suele ser muy peligroso, porque por ahí están los piratas informáticos, están los servicios de inteligencia a la caza pederastas, extremistas, traficantes de órganos, armas y drogas. Y es aquí como dicen, donde como en ningún otro lugar, “se puede comprar fácilmente un menor de edad, o simplemente pagar para ver cómo decapitan en vivo a una persona”.

La desaparición de personas, el tráfico de drogas, los secuestros, asesinatos, asaltos y violaciones, contrastan preocupantemente con los esfuerzos de las autoridades encargadas de mitigarla, aquí y más allá de las fronteras.  Gente que quiera apropiarse amoral y arbitrariamente de los bienes ajenos, gente que quiera a costa de lo que sea saciar sus más bajos instintos, o los psicópatas sádicos con sed de sangre y muerte, difícilmente se extinguirán; de ahí la necesidad de construir estados con estructuras democráticas fuertes que garanticen a sus ciudadanos todos y todas, seguridad –personal y jurídica-, justicia y una convivencia pacífica y solidaria. La tarea de construirla no está supeditada a una sola persona, sino a la sociedad en su conjunto.    

viernes, 15 de mayo de 2015

Obra paralizada

Seguramente los partidarios del alcalde anterior de Otavalo dirán: ¡bien hecho por no reelegir al señor Conejo! Pero debo hacer notar a la opinión pública, de manera particular a todas y todos los otavaleños, que los trabajos para la consecución del nuevo mercado de Otavalo están paralizados desde hace varios meses. Los diecisiete millones de dólares invertidos hasta ahora en esta obra de infraestructura, pertenecen a todos quienes vivimos en este cantón, en términos chabacanos “es nuestro cushqui”. Cada hora, cada día que pase abandonada esta obra, es una pérdida de recursos económicos, dinero improductivo, “plata botada”; imaginémonos solo los intereses que generarían estos millones, si estuvieran invertidos en un banco por ejemplo.

En las declaraciones de los funcionarios de la actual administración, se limitan no sé si demagógicamente, a decir que todas las obras pendientes de la anterior administración serán concluidas, que la demora en el nuevo mercado de Otavalo, se debe a un desfase presupuestario, en fin, algunas justificaciones. Hay que notar que ya ha transcurrido un año desde la asunción del actual gobierno cantonal, liderado por el abogado Gustavo Pareja, sin embargo no se ha visto el inicio o la conclusión de alguna obra de relevancia; esto hasta podría ser entendible dentro del periodo de acoplamiento administrativo de los no tan nuevos funcionarios.

Por otro lado, la demora y el caos en la circulación vehicular, incluida la peatonal, en la ampliación de la vía de circunvalación de Otavalo, es de alto riesgo y tajantemente inaceptable. Temo decir que la capacidad y la responsabilidad de los funcionarios municipales, está a prueba, y por el bien de la ciudad y el cantón, auguramos que estos retos sean superados. La ciudadanía otavaleña tiene paciencia y consideración hacia sus autoridades, pero esa paciencia podría agotarse, si el ritmo de trabajo de los actuales funcionarios del Municipio de Otavalo, se desdeñan de la premura que debe existir en nuestros gobernantes, en cuanto a solución de los problemas más agobiantes que nos aquejan como ciudadanos.