sábado, 23 de mayo de 2015

El inframundo

A propósito de los rumores sobre la desaparición de menores y el tráfico de órganos humanos, una realidad a la que no podemos taparnos los ojos y mantener cierta incredulidad, como un mecanismo de defensa ante lo inhumano y lo espeluznante, vale recordar incluso a regañadientes, que bajo la aparente tranquilidad de nuestras sociedades próximas, en realidad sí existe lo oscuro, lo oculto, lo underground, lo peor de la naturaleza humana. Una de las plataformas tecnológicas utilizadas por el “bajo mundo”, es la internet. Cabe notar que esta interconexión global es inimaginablemente enorme, y el usuario común, personas como usted o yo, accede solamente al 4% de la web. ¿Pero qué se podría encontrar en el inframundo de la internet? En estos sitios están desde piratería hasta redes gubernamentales de acceso restringido. Recorrer estas páginas suele ser muy peligroso, porque por ahí están los piratas informáticos, están los servicios de inteligencia a la caza pederastas, extremistas, traficantes de órganos, armas y drogas. Y es aquí como dicen, donde como en ningún otro lugar, “se puede comprar fácilmente un menor de edad, o simplemente pagar para ver cómo decapitan en vivo a una persona”.

La desaparición de personas, el tráfico de drogas, los secuestros, asesinatos, asaltos y violaciones, contrastan preocupantemente con los esfuerzos de las autoridades encargadas de mitigarla, aquí y más allá de las fronteras.  Gente que quiera apropiarse amoral y arbitrariamente de los bienes ajenos, gente que quiera a costa de lo que sea saciar sus más bajos instintos, o los psicópatas sádicos con sed de sangre y muerte, difícilmente se extinguirán; de ahí la necesidad de construir estados con estructuras democráticas fuertes que garanticen a sus ciudadanos todos y todas, seguridad –personal y jurídica-, justicia y una convivencia pacífica y solidaria. La tarea de construirla no está supeditada a una sola persona, sino a la sociedad en su conjunto.    

viernes, 15 de mayo de 2015

Obra paralizada

Seguramente los partidarios del alcalde anterior de Otavalo dirán: ¡bien hecho por no reelegir al señor Conejo! Pero debo hacer notar a la opinión pública, de manera particular a todas y todos los otavaleños, que los trabajos para la consecución del nuevo mercado de Otavalo están paralizados desde hace varios meses. Los diecisiete millones de dólares invertidos hasta ahora en esta obra de infraestructura, pertenecen a todos quienes vivimos en este cantón, en términos chabacanos “es nuestro cushqui”. Cada hora, cada día que pase abandonada esta obra, es una pérdida de recursos económicos, dinero improductivo, “plata botada”; imaginémonos solo los intereses que generarían estos millones, si estuvieran invertidos en un banco por ejemplo.

En las declaraciones de los funcionarios de la actual administración, se limitan no sé si demagógicamente, a decir que todas las obras pendientes de la anterior administración serán concluidas, que la demora en el nuevo mercado de Otavalo, se debe a un desfase presupuestario, en fin, algunas justificaciones. Hay que notar que ya ha transcurrido un año desde la asunción del actual gobierno cantonal, liderado por el abogado Gustavo Pareja, sin embargo no se ha visto el inicio o la conclusión de alguna obra de relevancia; esto hasta podría ser entendible dentro del periodo de acoplamiento administrativo de los no tan nuevos funcionarios.

Por otro lado, la demora y el caos en la circulación vehicular, incluida la peatonal, en la ampliación de la vía de circunvalación de Otavalo, es de alto riesgo y tajantemente inaceptable. Temo decir que la capacidad y la responsabilidad de los funcionarios municipales, está a prueba, y por el bien de la ciudad y el cantón, auguramos que estos retos sean superados. La ciudadanía otavaleña tiene paciencia y consideración hacia sus autoridades, pero esa paciencia podría agotarse, si el ritmo de trabajo de los actuales funcionarios del Municipio de Otavalo, se desdeñan de la premura que debe existir en nuestros gobernantes, en cuanto a solución de los problemas más agobiantes que nos aquejan como ciudadanos. 

lunes, 11 de mayo de 2015

Derecho histórico

Es sabido que a ningún país del mundo, amparado en el clásico discurso del nacionalismo y soberanía, le gustaría ceder un centímetro de “su territorio”. Algunos con más fundamentos que otros, las naciones siempre desbordarán fervor y apoyo popular, en cuanto a este tema. Muchos ya tuvimos que vivir, el drama del último conflicto bélico suscitado, hace ya más de veinte años entre Ecuador y Perú. En aquella ocasión la cita célebre del Presidente ecuatoriano Sixto Durán Ballén fue: “Ni un paso atrás”. En asuntos de territorio, creo que más prevalece el derecho y la jurisprudencia internacional, antes que la justicia y el derecho histórico.

Traigo a colación esta pequeña reflexión, a propósito del reclamo boliviano de una salida soberana al Océano Pacífico. Remontándonos en los confines de la historia, hace muchísimo más de un milenio, que la cultura o Reino de Tihuanaco, originaria de las regiones bolivianas del Lago Titicaca, se expandía hasta las regiones sur y norte, de Perú y Chile respectivamente. Incluso ya en época republicana, el Estado boliviano se configuraba como debía de ser, hasta el Pacífico. En 1878, Hilario Daza, hijo ilegítimo de un acróbata italiano, quien después llegaría a fugarse del país con el erario nacional, llegó al poder en Bolivia; quien incremento los impuestos a las minas de guano, en manos chilenas, que el anterior gobernante había prometido no hacer. Chile irrumpió con su ejército la zona, llegando a ocupar incluso parte del territorio peruano. Con el tiempo, finalmente Chile devolvió parte de la zona ocupada a Perú, pero esto no sucedió con la parte boliviana.

Es pertinente y extraordinariamente justo, que Chile sin condicionamiento alguno, ceda  una salida soberana y proporcional, al Estado Plurinacional de Bolivia al Océano Pacífico, para que esto permita marcar paso, por las sendas del progreso, en las que se ha fijado ahora; para que pueda también este país hermano, abandonar su estigma de uno de los países más pobres y atrasados del continente.

jueves, 30 de abril de 2015

Conciencia tranquila

Una vez más, ciertos extremistas incrustados en la dirigencia indígena, que no responden necesariamente al sentimiento generalizado de sus “bases”, han pecado de injustos al condenar a la Coordinadora Nacional del Movimiento Pachakutik (PK), Fannny Campos; que incluso la han amenazado con aplicar la justicia indígena en su contra. El motivo, haber consensuado una reunión, para impulsar conjuntamente con Compromiso Ecuador, Sociedad Patriótica y Ecuador Libre, una consulta popular que bloquee la reelección indefinida. Entiendo que no es un “acuerdo de gobierno” o una alianza política electoralista, para que este tema se haya satanizado de esta forma; más bien sería una estrategia inteligente, para unificar a sectores opositores al gobierno y posibilitar una consulta popular sobre este y otros temas, que el gobierno quiere aprobar llanamente mediante “enmiendas constitucionales”.

Haciendo un apartado y si revisamos la historia, podríamos remitirnos a cualquiera de las revoluciones, como la cubana o la nicaragüense, en la que amplios sectores de la política nacional, de todos los colores, se reagruparon para dar frente a sus dictadores y los resultados son conocidos por todos. Recordemos como en la Segunda Guerra Mundial, dos potencias antagónicas como la antigua URSS y los Estados Unidos, lucharon como aliados para vencer al fascismo alemán. Los grupos divergentes siempre estarán presentes en un país, más aún dentro del quehacer político; lo más sensato es poder interactuar en medio de ellos, lograr acuerdos dentro del marco democrático.

Conozco a doña Fanny Campos desde mi juventud, una mujer luchadora ligada desde hace décadas a las organizaciones indígenas, la primera mujer que se hizo cargo del Movimiento Pachakutik, en momentos políticos difíciles para la organización. Los resultados de su gestión están a la vista de todos: Pachakutik se ha fortalecido nuevamente según los resultados de las últimas elecciones. Cuando uno actúa de buena fe, la conciencia se regocijará en la tranquilidad.

viernes, 24 de abril de 2015

El joven Atahualpa

Antes de su muerte, acaecido en el año de 1493, un año después del arribo de Cristóbal Colón a tierras americanas, el Inca Túpac Yupanqui, máximo precursor de la expansión del imperio del Tahuantinsuyo, ya había enviado a sus tropas a las regiones que actualmente corresponden a Ecuador y Chile. A su muerte se produjo una pugna encarnizada de la parentela del fallecido, dentro de los cuales estaban sus sesenta hijos, según el historiador  Sarmiento de Gamboa, para ocupar el puesto del nuevo emperador, que finalmente lo ocupó  Huayna Cápac. El nuevo Inca después de mandar a matar a sus hermanos para evitar futuros problemas y afianzarse en el poder, hacia aproximadamente en 1520, emprendió una marcha desde la capital del Imperio, a lo que es ahora Ecuador, a la cabeza de un nutrido ejército con las intenciones de expandir más su potencia hacia el norte.

En realidad el nuevo Inca, Huayna Cápac, había nacido en Tomebamba, la actual ciudad de Cuenca, durante las incursiones militares de su padre Túpac Inca, en las tierras del norte, por lo que seguramente tendría un apego muy especial por esta región. En esta marcha llevó consigo a uno de sus hijos llamado Atahualpa, quien en ese entonces era apenas un adolescente. Ya en Tomebamba el Inca mandó a construir un fastuoso palacio imperial y se quedó en ella, mientras Atahualpa y sus generales se dedicaban a sojuzgar algunas provincias más. La resistencia de los pueblos del norte era inusual en comparación a otros pueblos de aquel entonces, incluso lograron herir al mismo hijo del Inca, pues estos pueblos no pertenecían al sistema de la cultura andina de la época, tampoco tenía interés de sumarse a ella, en esa enorme maquinaria centralista estatal llamada Tahuantinsuyo.

Este fragmento de la historia andina pre colonial, se fundamenta en tratados más serios, contemporáneos y científicos de nuestra historia. Es de notar que el mito de Atahualpa como padre de nuestra “nacionalidad ecuatoriana” y otros mitos históricos, empiezan a desmoronarse. La historia como un campo de la ciencia, es vasto; es difícil poner un punto concluyente. 

viernes, 17 de abril de 2015

Retroceso

Recuerdo que como buenos creyentes en las divinidades femeninas, cuando era pequeño, en varias ocasiones mis abuelos me llevaron de romería, hacia el Santuario de la Virgen de Las Lajas en Nariño Colombia. Al regreso por la ciudad de Ipiales, pese a la limitada economía, ellos compraban cualquier que otra cosita, entre pequeños artefactos de recuerdo, dulces o café colombiano. Al regreso ya en tierras ecuatorianas, tengo bien grabado desde esa época, recuerdos temidos y poco agradables del “control aduanero” de ese entonces, en especial en el sector de Yahuarcocha. Tipos gordos y uniformados, entre hombres y mujeres, que al grito de “aquí no pasa ni una sola aguja”, empezaban a rebuscar hasta el último rincón de nuestros equipajes, “confiscando” en medio de las lágrimas de los peregrinos, todo producto colombiano.

Con esa experiencia, cuando crecía y escuchaba los discursos políticos de integración andina, siempre soñé con la abolición de las aduanas terrestres y por qué no, de la eliminación de las fronteras entre nuestros países hermanos. Promesas e intenciones de integración, supongo desde la muerte del Libertador Simón Bolívar, esto es desde hace casi dos siglos, han salido a “millares surgir”; pero la incapacidad y el egoísmo de nuestros países con sus líderes, pudo más y ahora seguimos en lo mismo.
Por hoy con la vigencia de las “benditas” salvaguardias –por no decir lo contrario- hemos vuelto a revivir aquel recuerdo temido de hace muchos años: la vigencia del control aduanero en las carreteras. En cuestiones de integración, tengo la seguridad de que hemos retrocedido irremediablemente, de nada sirvió el auge de los gobiernos “progresistas de izquierda” en Latinoamérica. Las intenciones de construir esa patria grande con la que soñaba Simón Bolívar, hoy yace en letra muerta, en archivos polvorientos, en reuniones fugaces, en edificios solitarios.

miércoles, 8 de abril de 2015

¿Dónde está el gas?

Primero, quisiera dejar en claro que estoy totalmente de acuerdo, con el cambio de la matriz energética que impulsa el gobierno ecuatoriano; esto de dejar el gas por las cocinas de inducción. Pero esto de obligar o hacer despechar a la gente con el “jueguito” de, adivina adivina ¿dónde está el gas?, me parece insensato y cruel. Deambular por la ciudad cargado el pesado fierro viejo, -así lo llamo a la bombona de gas- puede parecer una vía crucis; o si por suerte encuentras al camión repartidor, hacer una larga fila y cruzar los dedos para que no se agote el producto, antes del turno, simplemente no es justo. Para el buen entendedor esto de hacer “cola” o filas interminables para todo, es señal de que las cosas no andan tan bien en un país.

Por todo esto, ¡por favor! se ruega a las autoridades del gobierno, que permitan, sea con subsidio o sin subsidio, la normal y fluida comercialización del gas licuado de petróleo, en el territorio ecuatoriano y punto. Además de una manera responsable el Gobierno Nacional, debería focalizar o reconsiderar seriamente el subsidio a los combustibles, principalmente el de gas de uso doméstico. Recordemos que en Ecuador prácticamente se regala el gas, el precio oficial de un dólar sesenta centavos por cilindro, creo que apenas estaría cubriendo costos mínimos de comercialización y transportación. Cabe señalar que en épocas de escasez, el precio varía hasta los cinco dólares, según dónde se compre.

El cambio de la matriz energética es inevitable, no es solo un asunto doméstico nuestro, es una necesidad mundial, pero hay que entender que es un asunto a largo plazo, en tal virtud la transformación deberá ser gradual, con incentivos hacia la población. Mientras tanto el uso del gas deberá seguir para los que prefieren, sin sustos o prohibiciones. Curiosamente el gas de uso doméstico, se ha convertido en un tema tabú para los gobernantes de turno, desde la época del presidente Bucaram, y parece que ahora, igual podría afectar la credibilidad del gobierno.  

domingo, 5 de abril de 2015

En la ruta

Esta vez, como buenos motociclistas, decidimos aventurarnos hacia el centro de nuestro hermoso país. Llenamos nuestras alforjas con lo básico para “sobrevivir” tres días fuera de casa, y procedimos a montar nuestras “bestias” de acero, para devorar más de 700 kilómetros de asfalto. Nuestro primer destino fue marcado en la provincia de Bolívar, su capital Guaranda, conocida también como la ciudad de las 7 colinas. Algunas horas de viaje con el clima en sus diferentes manifestaciones, disfrutamos igual de la inigualable sensación de libertad y regocijo, que puede brindar el manejar un aparato de estos. Pasamos Ambato en la tarde, eso sí, alborozando de la excelencia de las carreteras ecuatorianas; en este punto no hay duda, el gobierno sí atino en su cometido.

Tal como temíamos, de Ambato al coger la excelente vía que conduce a Guaranda, tuvimos que ascender a las faldas del majestuoso Chimborazo ya casi entrada la noche; ya en el páramo se divisó imponente y misterioso el nevado taita Chimborazo, no importaba la ausencia del taita Inti para realizar algunas tomas fotográficas; después un tremendo frío que a la velocidad de la moto se multiplica sin importar el tipo de traje que se utiliza en estos casos. Ante la dificultad de bajas temperaturas y una espesa neblina en la oscuridad de páramo, nos apresuramos en abandonar las alturas, para luego descender a esta ciudad andina por una vía perfectamente señalizada.

Después de nuestra estancia en Guaranda y haber degustado su gastronomía, al día siguiente fijamos nuestro segundo destino: Baños, en la provincia de Tungurahua. En lo personal regreso a este pintoresco lugar, casi después de una década; y qué sorpresa encontrar una ciudad hermosa, limpia y organizada. De tanta afluencia de turistas, casi todos los hoteles estaban llenos. Baños le da “palo”, como se dice popularmente, en términos turísticos a la ciudad de Otavalo, por ejemplo. Recordaba que hace años Otavalo era un destino turístico de respeto, más que Baños; hoy creo que ni aparecemos ni en los últimos lugares. ¡Qué pena! En fin, disfrutamos a lo que se pueda en aquel rinconcito paradisíaco, para luego regresar a la realidad de nuestra rutina.

jueves, 26 de marzo de 2015

Policías vs. policías

La patética imagen de policías metropolitanos enfrentándose con los vigilantes de la Comisión de Transito del Ecuador, en la ciudad de Guayaquil; nos motiva a realizar varias interrogantes. ¿Cómo es posible que los llamados a mantener el orden público, sean los involucrados en una gresca callejera? ¿Acaso las autoridades ecuatorianas, desconocen el orden jerárquico y los roles de los diferentes cuerpos de seguridad? ¿Si un enfrentamiento ocurre entre autoridades que deberían poner el buen ejemplo, qué podemos esperar de la ciudadanía en general? Si esto es así, muchos con razón exclamarían: ¡Así, cómo pues!

Pero el origen de estos bochornosos incidentes, que por cierto son habituales de manera especial en la ciudad porteña, está en los políticos; de manera especial, de quienes tienen la enorme responsabilidad de legislar, ya sea a nivel nacional o municipal. Son ellos quienes no formularon con claridad su utilidad y sus roles. Para sostener esta afirmación, es necesario recordar, que para preservar la ley y el orden en cualquier tipo de país o Estado, es necesario e imprescindible la estructuración de un cuerpo de seguridad centralizada, tipo militar llamada: Policía Nacional. Esta entidad de seguridad interna, debería ser la única, que nos garantice de manera efectiva y profesional, la seguridad pública y el cumplimiento de todas las disposiciones, normas, leyes, expedidas de acuerdo a la Constitución vigente. En tal virtud, creo que ha sido apresurado en nuestro país, la creación de cuerpos de seguridad y orden público especializados, pero paralelos a la Policía Nacional; como lo fue, el de los Vigilantes de la Comisión de Tránsito del Guayas, ahora la Policía Metropolitana, Policía Municipal, y en última instancia la creación de los Agentes Civiles de Tránsito, en cada uno de los municipios del país.

Ventajosamente nuestros cuerpos de seguridad y orden público, paralelos a la Policía Nacional, no están armados, sino podríamos terminar como México; donde el narcotráfico, el “sicariato” y la corrupción, han infectado sanguinariamente las diferentes categorías policiales. 

¡Ya no más!

Dentro de los detractores y críticos de Rafael Correa  y el gobierno de Alianza País, está una amalgama de posiciones confusas y sui géneris; unos le acusan de no ser realmente un gobierno socialista de izquierda, con el argumento de que sigue el modelo extractivista y de sumisión a los capitales internacionales. Otros lo acusan de pregonar y tener la intención de establecer un Estado socialista y totalitario tipo Cuba o Corea del Norte. A pesar del fracaso del modelo socialista ruso y el declive del modelo capitalista occidental, parece que la pugna entre estas dos corrientes ideológicas de antaño, está todavía para largo.

Aunque muchos intelectuales califiquen al llamado Socialismo del siglo XXI, meramente como un populismo caudillista, que aglutina diversos sectores, incluso prominentes representantes de la llamada “partidocracia” y una cierta casta de políticos izquierdistas, que añoran y se aferran casi endémicamente a postulados y discursos caducos del siglo pasado, como un mecanismo de llegar al corazón del electorado; considero que en el caso de Ecuador, como no podía ser de otra manera, sí se han hecho cambios importantes, o por lo menos se ha tenido la intención de cambiar aspectos estructurales que nos mantenían como un mero país tercermundista y excluyente. Pero esto no le da derecho a nadie, a vulnerar nuestra democracia y más que todo nuestra Constitución, desde una oficina adyacente de Carondelet, o a santificar de una manera inconsciente, un caudillismo desnaturalizado y medieval en el Ecuador contemporáneo.

Cualquier ecuatoriano de una inteligencia media, puede darse cuenta de que la importante inversión social del gobierno actual, se debe exclusivamente al segundo boom petrolero que acaba de fenecer. Los cuantiosos recursos económicos de los últimos años, simplemente fueron gastados de una manera alegre y despreocupada. El cambio de la matriz productiva en el Ecuador, no pasa de ser una simple proclama política, y ahora sin recursos suficientes, mucho más. La democracia y las libertades en el Ecuador, está en entre dicho. ¡Por eso, tenemos el derecho de decir: ya no más!

Nubes negras

Hace poco, con todos los inconvenientes que produce el caso, habían abandonado un perrito muerto, a un lado del puente antiguo que da al barrio El Batán de la ciudad de Otavalo. Esta parte del río El Tejar que cruza la ciudad, es un punto, un monumento a la indiferencia y el abandono de parte de las autoridades de turno. A lo largo de estos veinte años que resido en Otavalo, he sido testigo de la proliferación de ratas en el sector, la inconciencia ciudadana que lo ven como un botadero de basura, accidentes de tránsito, la transformación multicolor y curiosa de la poca agua contaminada que circula por el río, la construcción de una gran cámara de desfogue de aguas servidas a unos cuantos metros de este puente patrimonial, olores nada agradables, la presencia habitual de malandrines, incluso la muerte de algunos “borrachitos”, de los tantos que deambulan por el sector.

Estamos hablando de un espacio muy concurrido por propios y extraños, en especial los días sábados. Un espacio que dentro de unos “pocos meses”, será de gran circulación turística y comercial, porque se ubica a escasos metros del nuevo y costoso mercado de la ciudad de Otavalo. A propósito, igual como sucedió en Quito, con el nuevo aeropuerto; aquí en Otavalo también, estimaron primero construir este moderno mercado, antes de prever los puentes de acceso desde la parte céntrica de la ciudad. Seguramente la “inteligencia” de políticos e ingenieros, tendrá una explicación razonable al respecto.

Existe la sensación de que las cosas por el sector se han empeorado últimamente: ha repuntado nuevamente la inconciencia y el descontrol con el basural dentro de esta quebrada, incluyendo animales muertos; para el colmo el sector ha sido tomado una vez más, por bandas de malandrines y alcohólicos que hacen de las suyas sin consideración alguna. Para rematar, entiendo que el nuevo “megamercado” quedó desfinanciado. Existe un fragmento de una canción que dice: “nubes negras sobre mí…corazón”. Como ciudadanos(as) esperemos que esto, no sea nuestro caso.

sábado, 7 de marzo de 2015

Respuesta inmediata

Una señora de la tercera edad de algún país del “primer mundo”, había presenciado una escena sospechosa, algo inhabitual para ella: varios tipos extraños de piel cobriza, se desembarcaban de una furgoneta obscura, con varios estuches y maletas a la mano. Ella pensó en alguna banda de terroristas o delincuentes, quizá en alguna escena, de una de esas películas taquilleras de Hollywood, y no dudó en llamar a la policía. La respuesta fue inmediata, en unos pocos minutos llegaron al vecindario, una cantidad impresionante de patrulleros y efectivos, para cercarlos y someterlos de inmediato. Luego del chequeo y las averiguaciones del caso, obviamente también del tremendo susto que produjo este operativo, se aclararon las cosas; la escena correspondía a un grupo de músicos otavaleños, que regresaba a su morada después de un arduo trabajo diario, desde el centro de alguna metrópoli.

Esta historia es real y anecdótica, viene al caso para ilustrar la efectividad de las fuerzas de seguridad en algunos países llamados desarrollados. Sin querer echar flores al “imperio”, las veces que visité los Estado Unidos, por ejemplo, pude comprobar que es un país extremadamente enorme, con un sistema estructural interno, que realmente sí funciona, quizá no en un 100%, pero funciona. Por algo nuestros países llamados del “tercer mundo”, tienen a estos países del norte como un modelo a seguir en muchos aspectos, especialmente en efectividad y tecnología.

Ecuador en este aspecto ha dado un salto cuantitativo, con la renovación de la Policía Nacional y la implementación de equipos e infraestructura. Con el servicio integrado de seguridad ECU 911 en funcionamiento, podemos distinguir claramente que la modernidad en este aspecto, ha llegado. Los grandes cambios denotan tiempo, creo que vamos por el camino correcto, hacia ese salto cualitativo, donde la respuesta de nuestros efectivos de investigación y seguridad puestas al servicio de la ciudadanía, sea profesional, efectiva e inmediata. 

Curiosidades del COIP

A continuación quiero compartir algunas curiosidades del nuevo Código Orgánico Integral Penal, que rige en el país. La persona que ingrese sin el consentimiento del dueño a la casa o negocio, tendrá una pena de prisión de seis meses a un año (art. 181). La persona que, por cualquier medio, realice una falsa imputación de un delito en contra de otra, será sancionada con pena privativa de libertad de seis meses a dos años (art. 182).  La persona que sin ejercer violencia, amenaza o intimidación en la persona o fuerza en las cosas, se apodere ilegítimamente de cosa mueble ajena, será sancionada con pena privativa de libertad de seis meses a dos años (art. 196).

Por suplantación de identidad para obtener un beneficio para sí o para un tercero, en perjuicio de una persona, será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años (art. 212). Por la no afiliación al seguro, dentro de treinta días, contados a partir del primer día de labores, será sancionado con pena privativa de libertad de tres a siete días (art. 244). Para los “chulqueros” que otorguen un préstamo directa o indirectamente y estipule un interés mayor que el permitido por ley, será sancionada con pena privativa de libertad de cinco a siete años (art. 309). La persona que ejerza la profesión sin título, en aquellas actividades en las que la ley lo exija, será sancionada con pena privativa de libertad de seis meses a dos años (art. 330).

Si se causa la muerte de un animal (mascota) será sancionada con pena privativa de libertad de tres a siete días (art. 249). La persona que contraviniendo la normativa vigente, contamine el agua, será sancionada con una pena privativa de libertad de tres a cinco años (art. 251). Será sancionada con pena privativa de libertad de cinco a diez días, la persona que maltratare, insulte o agreda de obra a los agentes encargados de precautelar el orden público en el ejercicio de sus funciones (art. 394). Por conducir sin licencia, prisión de tres días. Por manejar con llantas lisas, prisión de 5 a 15 días. Por exceso de velocidad, prisión de tres días. Parece que las cárceles van a estar a reventar. 

sábado, 14 de febrero de 2015

Baile sin banda

En la columna de opinión titulada “Compromisos apresurados”, del día viernes 31 de enero de 2014, hace ya más de un año, al referirme a la candidatura en aquel entonces del actual alcalde de Otavalo, señalaba que: “En cuanto a Gustavo Pareja, político respetable, contendor más cercano de Conejo, para ser sincero me preocupan sus huestes, parecerían que salvo algunas excepciones, representan la antítesis del diálogo intercultural que se ha pretendido instaurar en el Otavalo de los últimos años.” Ahora, cuando la presente administración municipal, está cercano a cumplir su primer año de gestión, mi preocupación empieza a tener sustento.

El día lunes 26 de enero del presente año, en el desfile inaugural de “Kallari Raymi”, en el parque central, la falta de respeto de parte de la municipalidad hacia los participantes, fue evidente. A pesar del respectivo trámite burocrático de parte de los organizadores para contar con la presencia de la Banda Municipal de Otavalo, en la hora señalada, tuvimos que estar varados conjuntamente con las autoridades invitadas, por unas dos horas. Los músicos municipales, andaba por otras fiestas; según averiguaciones, ellos no habían sido “notificados” y estaban por Cayambe. “Más vale tarde que nunca” reza el dicho popular, llegaron y el desfile se realizó como tiene que ser.

Lunes 9 de febrero, hace unos días, la historia se repite de nuevo. Esta vez en el desfile inaugural del Carnaval de Agato, en el mismo sitio. En esta ocasión la ofensa a los kichwa-otavalos participantes de este magno desfile inaugural, y más que todo a los organizadores fue superior. A pesar del compromiso adquirido por parte de la municipalidad, después de unas dos horas de espera, la banda de músicos municipales nunca llegó al sitio de partida y el desfile casi fue un desastre. ¡Y eso no es todo…! Algo pasa dentro del Municipio de Otavalo. Se debería despachar a los incompetentes, y las autoridades electas más que calentar sus butacas o “solo acarrear agua a sus molinos”, deberían procurar el buen cauce del “buque” llamado: Municipio de Otavalo.  

sábado, 7 de febrero de 2015

Época de fiestas

Las fiestas en esta época de carnaval, vienen como diría alguien, “a millares surgir” en la provincia de Imbabura y de manera particular en el cantón Otavalo. Qué el Pawkar Raymi, el Kallari Raymi, Pawkar Fest, Carnaval de Agato, Mundialito de Fútbol, Carnaval Coangue, para enumerar solamente a los más sonados. Unos destinados a reafirmar la baja autoestima lugareña, otros destinados a inflar su ego, y unos cuantos dedicados a emular el éxito de otros. Conciertos musicales maratónicos en las localidades de Agato, Peguche y Otavalo. Cientos de partidos de fútbol calificándose a uno de esos campeonatillos. Estos acontecimientos festivos, aparentemente ofrecen una gran variedad de distracción al público, ávido de diversión en este largo feriado; pero en realidad no es otra cosa que una avalancha desordenada de eventos, donde no se maximizan los recursos económicos invertidos.

Los verdaderos valores festivos de esta época de florecimiento, como el “tumarina” o “tumariy”, se han convertido en simples escenificaciones folclóricas, que poco responden al verdadero sentir del ritual runa de antaño. La celebración del Pawkar Raymi o la Fiesta del Florecimiento se ha mercantilizado al tener como objetivo principal, la movilización de masas con fines económicos o algún capricho desconocido. Seguramente esta es la dinámica social de estos tiempos y no quedaría otra que irnos adaptando, pero creo que si se puede ser más ordenado y prolijo en la organización de una fiesta, más aun teniendo anfitriones tan cercanos del uno al otro, como en el caso de Otavalo.
Esperemos que este feriado de alguna manera dinamice la ya menos dada economía lugareña. Pero también recordemos que se ha anunciado tiempos difíciles en términos económicos, lo que nos obligaría a ser cautos a la hora de pagar nuestras diversiones, caso contrario la resaca del miércoles de ceniza podría ser muy desagradable.