viernes, 24 de marzo de 2017

Lasso vs. Moreno

Según las últimas encuestas, aunque puede ser leído como un empate técnico, señalan como un eventual ganador, si las elecciones fueran en este momento, al candidato oficialista Lenín Moreno. Si el candidato opositor Guillermo Lasso y su equipo de campaña, no tienen un “as bajo la manga”, para un remate contundente en estos últimos días de campaña, considero que están perdidos. Guillermo Lasso al que sus detractores lo califican despectivamente como el candidato banquero, no ha tenido una irrupción prodigiosa en la política ecuatoriana, sino al contrario ha tenido una cierta resistencia por su condición de representante de los sectores pudientes de la sociedad ecuatoriana, por haber sido parte aunque sea momentáneamente, en el tristemente célebre gobierno de Jamil Mahuad; esto se evidencia que a pesar de haber aglutinado casi a todos los sectores opositores al gobierno para la segunda vuelta del 2 de abril, en términos porcentuales de intención de voto, tenga que pelearse cada fracción con su contendiente. Recordemos que aunque con serias sospechas de fraude a favor del oficialismo, Lenín se quedó solamente por un “pelo”, en su afán de entrar de una a Carondelet.

El oficialismo ha apostado a todo, sin discriminación alguna, incluso a prácticas poco éticas. Es destacable la profesionalidad de su equipo de campaña, el de marketing político e imagen más que todo; lo que el candidato opositor ni con todo el dinero que pueda tener, ha logrado comprar. En fin es una campaña atípica e injusta como se ha visto en ocasiones anteriores, una campaña en la que la oposición se enfrenta a toda la maquinaria estatal y oficial, que se ha fortalecido en estos años de “revolución”, de quienes como dé lugar, quieren mantener el poder y sus prebendas. Al fin y al cabo esas son las taras de la democracia, donde no siempre gana el mejor, sino el que nos empaqueta bonito el producto, el que engaña, el que finge ser, el que tiene más recursos, el más vivaracho. Por todo eso a dejar el letargo ecuatorianos todos, hombres y mujeres a retomar conciencia política con responsabilidad, porque de eso depende el futuro del país.

sábado, 18 de marzo de 2017

El fin de la privacidad

Oficialmente la privacidad ha muerto. El 8 de marzo, fecha en que se celebra el “Día Internacional de la Mujer”, paradójica e insólitamente se viralizó en las redes sociales, un video etiquetado con el nombre de “Lady Tantra”, donde se pone a la luz pública el desenlace de un caso de infidelidad, en el que el marido sorprende a su mujer a la salida de un motel. Más allá de que esto puso al descubierto el machismo galopante en la sociedad ecuatoriana, pone en evidencia el mal uso de las redes sociales, como un espacio para el linchamiento público, apelado al morbo, y más que todo marca el fin de la privacidad en estos tiempos de conectividad instantánea. Cualquier secuencia de la vida pública o privada, puede ser sencillamente grabada con un celular “inteligente”, incluso por un infante y subida al internet, donde estará allá en la “nube”, a disposición de todo el mundo.

Pero más allá de esta exposición, lo preocupante es que todo lo que hacemos en la red a nivel global, está siendo observado y registrado como mercancía de las más grandes corporaciones; nuestras fotos, los estados que publicamos, nuestras búsquedas, deseos, estados anímicos, cuentas, contraseñas, amigos, ubicaciones y un largo etcétera están siendo anotados; casi no hay manera para retractarse con un borra y va de nuevo. Pero las cosas no se quedan ahí, últimamente filtraciones de Wikileaks, revelan la facilidad que tendría la Central de Inteligencia de los EE.UU. (CIA), para acceder a nuestros teléfonos y poder espiarnos, e incluso podrían casi literalmente entrar en nuestras casas y escuchar nuestras conversaciones a través de ciertos televisores o computadoras conectados a la red digital más grande que se ha creado hasta el momento. Si estos y otros dispositivos son susceptibles al hackeo, se cree que cualquiera con obscuras intenciones podría hacerlo, como las unidades de espionaje que tienen nuestros países. Sin un aislamiento total, nuestra privacidad prácticamente ha muerto.

viernes, 10 de marzo de 2017

Y la historia sigue…

La vida política del Ecuador fue convulsionada desde el inicio mismo de la República, en 1830. Con recordar que ya vamos por la Constitución número veinte, para darnos cuenta de nuestra agitada historia como país; llena de revoluciones, conflictos internos, “cuartelazos”, pugna de poderes, derrocamientos, gobiernos interinos, caudillismos, asambleas constituyentes, etc. En la misión de construir un país institucionalmente maduro y progresista, se evidencia el fracaso de nuestros políticos a lo largo de nuestra historia. A estas alturas los ecuatorianos todos, hombres y mujeres, todavía no han sido capaces de consensuar, sobre la hoja de ruta que debe seguir el Ecuador con seguridad y determinación. Después de la “larga noche neoliberal”, hemos sido testigos de la conflictiva “década ganada” de los llamados socialistas de este siglo. Con todos estos vaivenes políticos, la historia de nuestro país sigue su curso.

Ahora frente a las falencias de la actual Constitución del 2008, reformada a espaldas del pueblo y al capricho del gobernante, que evidencia un hiper-presidencialismo galopante; nuevamente se plantea la necesidad de reformular nuestra Carta Magna. Parece que el destino de nuestro país, en ese sentido, es un cuento de nunca acabar. Es necesario si se da el caso, la participación de todos los sectores de la población ecuatoriana, en la elaboración de la misma; para que el documento a ser refrendado, sea de alguna manera consensuado por amplios sectores, y que no solo representen el interés o la visión de un solo grupo. Solamente así lograremos forjar un documento legal base, duradero.

Claro está, existe la posibilidad de que el proyecto político de Alianza País se renueve, con una eventual victoria de Lenín Moreno en la segunda vuelta electoral. En ese caso también es sensato hacer un exhorto, a pesar de la improbabilidad, a que en los mejores términos se corrija la Constitución vigente, en pro de una institucionalidad democrática duradera, que garantice las libertades, el progresismo y fomente la cohesión social.

viernes, 3 de marzo de 2017

Buscando nuevas luces

No hace falta tener la visión, ni la inteligencia de un genio, para darse cuenta de que la humanidad no ha conseguido a estas alturas, madurar su conciencia como un ser racional; hasta ahora, a sus mismos ojos, el único en el universo conocido. A pesar de los grandes descubrimientos en el área de las ciencias y de la técnica, y del dominio que ostenta poseer sobre ciertas fuerzas de la naturaleza, y a pesar de las grandes riquezas acumuladas, el humano no ha podido establecer un esquema de justicia social aceptable a nivel global.

El sistema económico mundial en estos últimos siglos, baila satisfecho al son del capitalismo, un capitalismo inhumano que denigra a los pueblos del mundo, un capitalismo que ha prostituido el bien supremo de hombre-mujer, la libertad. Bajo este contexto y en medio de la sensibilidad social de grupos intelectuales y de trabajadores, surgió más que todo en la segunda mitad del siglo pasado, como una alternativa al modelo capitalista, la fe y la esperanza en el marxismo y el socialismo, que se plasmaron como un ejemplo para los pueblos del mundo, desde la Revolución Rusa, la revolución del Mao en China y la misma Revolución Cubana. Pero con los años fuimos testigos del derrumbe de la URSS y somos testigos de la “pragmática” transformación del Imperio Chino, por hoy, baluarte del más voraz capitalismo de estado. Del proceso cubano, ni qué hablar. Con el experimento del llamado Socialismo del Siglo XXI, parece que el modelo socialista-marxista autoritario, quedaría discontinuado a estas alturas en la cadena de producción intelectual, tendiente a proponer un modelo de estado; por una sencilla razón: este modelo simplemente no funciona. Como alguien diría: “el remedio resultó peor que la enfermedad”.

La ambición humana tiene que ser domesticada y por ende el capitalismo reinante debe ser abolido a escala global, como una macro-estructura. La transición hacia un nuevo orden mundial más justo, seguramente será costosa y dolorosa, pero necesaria. Es momento desde los más fervientes corazones, desde las mentes más sensatas, desde la política, desde los países del norte y del sur, empezar a remover los cimientos de la injusticia social a escala mundial, centrándose en la búsqueda de nuevas luces.

jueves, 23 de febrero de 2017

El mejor presidente del mundo

Suena ridículo y cursi afirmar que Rafael Correa, fuese el mejor presidente del Ecuador y del mundo, tal como lo señalan en memes que deambulan por las redes sociales, muchos de sus partidarios psicopáticamente acérrimos. Claro que esta afirmación no podría trascender más allá de estos espacios lúdicos de la modernidad, y estamos más que seguros que la historia sabrá poner en su sitio, regímenes y caudillos como el que tenemos.

Posturas extremas como éstas, a favor o en contra, no son más que el resultado de una práctica y forma de ver la política, como una “ciencia” del enfrentamiento y lucha de clases. En resumen, decir que “éstos son buenos y esos son malos”, sin lugar a disensos y cuestionamientos a la sentencia dogmática del líder “supremo”. Por otro lado podemos afirmar enfáticamente, que la sistemática y “fascistoide” propaganda oficial a través de las cadenas, sabatinas, medios “públicos”, troll center, etc., han dado al Gobierno Nacional, los resultados esperados. Es digno de reconocer que la publicidad gubernamental, ha sido manejada por expertos profesionales y que han hecho muy bien su trabajo. No es raro que sectores menos formados e informados, hayan sucumbido fácilmente ante este montaje, en la que se vendió la idea de que el Ecuador existe, desde que llegó la Revolución Ciudadana.

Rafael Correa Delgado, borró con la mano izquierda lo poco rescatable de su gobierno: ampliación de carreteras, Escuelas del Milenio, modernización de la infraestructura judicial, mejores indicadores sociales, entre otros. La corrupción en esta administración, nos sorprende poco; pues es un mal endémico que la política no ha podido desterrar, y menos aún éste. Que los empleados del gobierno y sus familiares defiendan a su jefe, no nos debería sorprender tampoco, al fin y al cabo ellos solo defienden sus puestitos de trabajo, que por cierto son muchísimos; igual defenderían banderas políticas de distintos colores, con afanes exclusivamente laborales.

viernes, 17 de febrero de 2017

Elecciones y celebraciones

La celebración del Pawkar Raymi que por estos lares arranca el próximo lunes y el Carnaval de este año, llega en un momento un tanto complicado. Por un lado si llega el caso, coincidirá en plena campaña política presidencial, donde los involucrados tratarán de aprovechar de estos espacios festivos, para realizar proselitismo político, como ya se ha visto en anteriores ocasiones. Es importante señalar que las elecciones del próximo domingo, llega en un momento político de gran importancia para el país; los ecuatorianos todos y todas, decidirán si es en una sola vuelta, o en la segunda vuelta si llega el caso, dar un espaldarazo al oficialismo por estos diez años de gobierno, u optar por un cambio de régimen y modelo de gestión política y económica. Por otro lado esta época de fiestas y celebraciones, coincide también con la difícil situación económica que atraviesa nuestro país, por lo que vaticino que la gente no se divertirá como en ocasiones anteriores, pero en fin, el ecuatoriano está acostumbrado a pasarla bien, sea como sea.

No queda más que sugerir que en celebraciones como el de Pawkar Raymi, hacer una retrospectiva y centrarse en los objetivos iniciales; que era la de recuperar nuestras fiestas tradicionales y ancestrales, para revitalizarlas en virtud de fortalecer la identidad cultural de los kichwas. En el caso de los carnavales, siempre será oportuno hacer un llamado a evitar los excesos, sino más bien aprovechar de estas vacaciones para hacer deporte y pasar momentos amenos junto a la familia y amistades más cercanas. A las autoridades pedir que no claudiquen el control en las carreteras, espacios públicos y establecimientos turísticos. Es una época donde el regocijo puede de un momento a otro, transformarse en tragedia. La necesidad de diversión y alegría, es parte de la naturaleza humana, es una válvula de escape al estrés cotidiano y las desavenencias de la vida, pero que la diversión en estos carnavales que seguramente tendrán su toque político, sea productiva y más que todo positiva.


sábado, 11 de febrero de 2017

La vida, un parpadeo veloz

Hemos tenido el privilegio de existir en esta pequeñísima parte de la historia de nuestro universo, digo tenido, porqué a razón de la existencia universal, nuestras vidas solamente serán como un parpadeo veloz y nada más. Se ha concluido que el cosmos se formó a partir de una partícula subatómica, hace unos 13 700 millones de años, en lo que conocemos como el Big Bang, la gran explosión que estructuró el universo conocido. Hace 4 600 millones de años se forma nuestra estrella próxima, el sol, el eje del Sistema Solar. Hace 4 500 millones de años comienza la historia del planeta Tierra, en sus inicios, nuestro mundo no fue como lo conocemos ahora, era una bola de roca volcánica llena de lava al rojo vivo. Hace unos 50 millones de años apenas, la tierra se vuelve reconocible en su aspecto actual, a este tiempo los dinosaurios se habían extinguido ya hace unos 15 millones de años antes; el súper continente llamado Pangea empiezan a separarse, para conformar los continentes actuales. Hace unos 2.6 millones de años aparecen los primeros homínidos, los antepasados nuestros, comienza la Edad de Piedra. Hace apenas unos 800 mil años, el hombre primitivo descubre y domina el fuego. Hace 200 mil años aparece el Homo sapiens, nuestra especie.

El ser humano empieza a esparcirse por el mundo, formando culturas y etnias diversas, empieza la agricultura, luego aparece la escritura y la organización política. Empiezan los conflictos y las guerras, se forman imperios; hace apenas 200 años se descubre la electricidad. El siglo XX, es la época de los grandes inventos y descubrimientos. Todos nosotros hemos tenido el privilegio de vivir en este momento, en este planeta azul, pero somos pasajeros fugaces, que a veces no valoramos este breve aliento de vida, en un lugar paradisíaco del universo hasta ahora conocido. Aprendamos a vivir cada momento, cada segundo en bien, en armonía. Estamos cerca del llamado a fundirnos con el cosmos y después de millones de años el universo seguirá su curso impoluto.

viernes, 3 de febrero de 2017

Escenario político

A pesar de que solo faltan apenas quince días para las elecciones, donde los ecuatorianos elegiremos al nuevo presidente de la República, como también asambleístas y parlamentarios andinos, el ambiente político no es el de antes, da la impresión de que la apatía política ha contagiado incluso a los propios políticos. Las grandes concentraciones multitudinarias, el bombardeo de la propaganda política por los medios masivos, parece que después de estos diez años se han contraído. Las inclinaciones políticas de los electores, a pesar de las diferentes encuestas reveladas, es un misterio absoluto y se prevé que el resultado final sorprenderá a muchos. Es que la forma de hacer política ha variado notablemente en estos últimos años, donde la confrontación, la descalificación e incluso la persecución se han acentuado, polarizando posiciones irreconciliables, hablando, política e ideológicamente. En este ambiente es difícil que el común de los mortales tome una posición política, porque fácilmente puede ser descalificado e incluso agredido. Así incluso no contestará con total sinceridad cualquier encuesta que lo aborde.

Se especula y esto puede ser muy cierto, de que más del 80 % de la población ecuatoriana quiere un cambio y que la principal preocupación de esta, se centra en el desempleo y la corrupción. Ahora nadie duda de que el Ecuador esté en una crisis profunda, con un frenazo de la economía, sobreendeudamiento, debilitamiento de las instituciones democráticas, el resquebrajamiento de libertades, una burocracia sumamente abultada; que nos presagia un futuro un tanto sombrío. El Ecuador ha salido de situaciones similares y esta no será la excepción, pero será preciso un cambio de gobierno y de modelo, pues el actual es insostenible hablando en términos económicos, democráticos y de institucionalidad. Seguro fue la década ganada para los que usufructuaron de la política y del gobierno, para el Ecuador fue una década perdida, de farra y de experimentos. Así quedará registrada en la historia nacional.

viernes, 27 de enero de 2017

Aquel país de Alonso Otavalo Ango



Aunque según algunos historiadores, no existe la suficiente documentación para esbozar una certera historia prehispánica de los territorios del norte de Quito, se ha hecho desde el punto de vista científico investigativo, lo que se ha podido. Desde el siglo XVI, varios autores coinciden en poner en relieve la unidad étnico-cultural de los pueblos indígenas o grupos sociales que habitaron el área geográfica interandina, comprendida entre los ríos Guayllabamba en dirección sur, y el río Chota en el norte. Aunque el espacio es serrano en su mayor parte, se conoce con claras evidencias, que existieron ramificaciones hacia la costa por pasos como las de Lita e Intag, y hacia la Región Amazónica por las cuencas de los ríos Cofanes y Oyacachi. Esto evidencia una afinidad social, cultural y económica muy nutrida en el área de influencia de Otavalo. Aunque algunos autores descartan la existencia de una unidad política, sin descartar claras tendencias hacia la consolidación de esa unidad, más que todo en el momento de enfrentarse a los invasores incas, bajo la jefatura militar del curaca cayambi, Maxacota Puento; sabemos que sí existía una conciencia de unidad, de identidad, y por qué no decirlo, una conciencia de nación.

Ya en la época colonial, es importante identificar y destacar al cacique de Otavalo, Don Alonso Otavalo Ango, quien en 1536 se reunió con otros caciques en la residencia que tenía en la Villa de San Francisco de Quito, para dar eco y unirse a la sublevación de Manco Inca contra los españoles, que se había suscitado en Cusco. La idea era atacar y matar a los españoles residentes en Quito, a sus sirvientes y allegados indígenas. Esta sublevación del líder otavaleño, fue truncada por la acción de Doña Isabel Yurucpalla, quien fuera una de las principales mujeres del Inca Atahualpa y que por la fecha convivía con el conquistador Juan Lobato de Sosa, a quién le puso al tanto. La organización colonial, aunque prefirió mantener ciertos cacicazgos a su favor, demandó el movimiento de los conquistados, en reducciones, pueblo de indios, parcialidades, entre otras definiciones, que a la final terminó en el rompimiento estructural de las sociedades preincas y prehispánicas.

viernes, 20 de enero de 2017

Nuevo mercado, nueva oportunidad



Hace ya muchos años tuve la suerte de conocer el Mercado Central de Santiago de Chile, inaugurado en 1872 y considerado en el 2012 por la revista National Geographic, como el quinto mejor mercado del mundo. Llama mucho la atención su estructura arquitectónica neoclásica de hierro fundido, la variedad de productos alimenticios frescos que ofrece, entre ellos productos del mar, y más que todo, los pequeños restaurantes ubicados en su interior, de reconocida calidad gastronómica.

Traigo a colación esta historia, a razón de que en Otavalo ya se encuentra en funcionamiento el nuevo Mercado 24 de Mayo, y es preciso hacer notar que los comerciantes y vendedores de alimentos, realmente tiene una nueva oportunidad, para poder posicionar este centro de abastos, como uno de los mejores del país. ¿Cómo? Ahí va la receta: primero, el aseo; el tema más importante en cualquier mercado o lugar de afluencia. Si el lugar es sucio, con basurales por doquier, con déficit de higiene y presentación en la venta de alimentos, irán gente sí, pero poca. Por eso es importante no tomar este tema a la ligera, el lugar debe estar impecable con brillo en los pisos; para esto debe haber personal especializado. Debe haber también un control permanente que certifique la calidad y la higiene de los alimentos y vendedores, además deben usar uniforme blanco. Debe abrirse un programa permanente de capacitación en gastronomía, atención al cliente y temas afines. Se debe reeducar a los usuarios en el tema de la basura, incluso con algún tipo de sanción si es preciso.

No sabemos por qué obviaron la instalación de gradas automáticas, pero se debe buscar una solución al tema. En fin, confiamos que las autoridades municipales y usuarios de esta importante obra, sabrán ir solucionando para que este mercado ocupe aquel lugar importante que se merece, sin envidiar a ningún mercado del mundo. Es una nueva oportunidad para todos, no la desperdiciemos.

domingo, 15 de enero de 2017

Nuestro atuendo de gala


Con el inicio de un nuevo año gregoriano y el devenir de las fiestas de Carnaval y el Pawkar Raymi, comienza también para los kichwa-otavalos la “temporada alta” de los compromisos sociales; me refiero la época dedicada a los “raymis” familiares. Esto se debe en parte, al retorno de los comerciantes kichwas viajeros, principalmente del norte, que esquivando el frío invernal y la desaceleración del comercio, aterrizan en su país de origen. Es conocido en el sector de Otavalo, que a más de las festividades públicas, se realizan un sinnúmero de matrimonios, bautizos, wasipichay´s, confirmaciones, entre otros. Realmente es temporada alta en la zona, si se habla de la venta cerveza, licores, alquiler de carpas y sillas, contratación de grupos musicales o discos móviles, la demanda de alimentos propios y la venta de indumentaria tradicional.

Vestirse de gala Kichwa en su gama tope es realmente caro. Podría representar un gasto de 800 a 1000 dólares para los varones, y en el caso de las mujeres se podría extender más allá de los 2000 dólares, por el uso finos paños, joyas y manillas de coral antiguas; pero en los dos casos, se puede ajustar a un presupuesto más limitado. La vestimenta tradicional Kichwa-otavalo, llámese formal o de gala, se destaca por su sobriedad y elegancia, ocupa un lugar privilegiado entre la vestimenta tradicional de otros pueblos hermanos. Es muy importante para la revitalización cultural de nuestro pueblo, seguir utilizando el atuendo propio, por lo menos en espacios formales, festivos o de gala. La cultura se alimenta y se nutre de la vivencia cotidiana, del respeto y apego a sus expresiones y costumbres, del ejemplo que sembremos en nuestros hijos y nietos, no bastaría con proclamarla y quedarse pasivos. Los kichwas en general, al vestirnos de gala, reivindicamos el orgullo de pertenecer a un pueblo con identidad e historia, ratificamos el respeto a nuestros padres y antepasados, que supieron mantenerse en firme a su legado. Al expresarnos como runas, sencillamente demostramos algo de sabiduría.

sábado, 7 de enero de 2017

Poder Judicial maniatado

No existe peor mal que la Justicia esté en total dominio y control del gobernante de turno. Una justicia como instrumento de persecución a la disidencia y garantía para la perpetuación del poder que ostentan. Realmente es una aberración a la democracia que sojuzga a sus propios conciudadanos, permitiendo las peores arbitrariedades e injusticias; esto a la vez se transforma en caldo de cultivo para la rebeldía y la insurrección. Puede ser seguramente el combustible que ha iniciado los mayores conflictos internos alrededor del mundo. Por eso la necesidad de adoptar aquel principio desarrollado hace ya siglos, por el pensador francés Montesquieu, la división de poderes dentro de un Estado: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Pero la división y la autonomía de poderes más que un enunciado constitucional, debe ser efectiva y práctica. De ahí la necesidad de construir una institucionalidad democrática fuerte y duradera.

Las sociedades modernas y sus democracias, que por cierto no son totalmente perfectas, han adoptado en sus constituciones políticas, este principio de división de poderes, para garantizar de alguna forma la independencia de estos poderes del Estado. De esta manera se pretende garantizar que cualquier ciudadano o ciudadana, desde el más humilde obrero hasta el presidente de la república, esté sujeto a las leyes del país en igualdad de condiciones. Eso garantiza que incluso los más poderosos obren de acuerdo a la ética y normas legales que rigen una sociedad. Existen países en donde se han sentado a presidentes en el banquillo de los acusados y han sido juzgados. Pero también existen países totalitarios o con esa tendencia, donde el poder judicial está pintado al capricho y servicio del caudillo de la época. En el último de los casos existe la propensión de llenar las cárceles más que con delincuentes, con opositores políticos. También pueden maniatar al Poder Judicial para que sus cogobernantes y afines al régimen de turno, sean exonerados de algún delito, dando riendas sueltas a la impunidad. De ahí la necesidad de reconstruir un Poder Judicial totalmente independiente. Debe haber una forma.

sábado, 31 de diciembre de 2016

La corrupción campea

La corrupción debe ser uno de los jinetes del apocalipsis. Es uno de los peores males de la humanidad, incrustada más que todo en la política. Se desperdicia ingentes cantidades de recursos económicos por la culpa de este mal, y la víctima es el pueblo llano, sectores vulnerables, los más humildes, los pobres. El medio político por naturaleza demanda de sagacidad, de cálculo, demagogia, oportunismo, etc., es ahí donde se forma el político y si no tiene una formación ética correcta, enraizada en una cuna ejemplar, puede sucumbir fácilmente ante las tentaciones y las ambiciones desmedidas. De ahí la necesidad de contar con una institucionalidad fuerte, que garantice un adecuado control desde el Estado, con cero tolerancia a la impunidad. Por otro lado es necesario que el electorado analice bien los perfiles políticos, para elegir correctamente.

Por hoy lamentablemente la corrupción campea descaradamente en América Latina. El escándanlo de la empresa brasileña Odebrecht, clarifica como nunca la podredumbre que existe en la contratación de la obra pública, donde relucen los sobornos confesos a funcionarios públicos de varios países latinoamericanos, como Argentina, Colombia, Ecuador, Guatemala, México, Panamá, Perú, República Dominicana, Venezuela y Brasil, además de otros países africanos. Estamos hablando de 788 millones de dólares entregados mediante este sistema antiético e ilegal, siendo Brasil donde se pagó la cantidad más alta de dinero. Además de este escándalo existen otros tantos, como el caso de la expresidenta de Argentina Cristina Fernández, procesada por presunta asociación ilícita, con una orden de embargo por 600 millones de dólares. La destitución del presidente de Guatemala Otto Pérez, por corrupción. El destape de corrupción en El Salvador, con tres expresidentes involucrados, el último, Mauricio Funes, asilado en Nicaragua. Triste panorama al finalizar un año difícil, pero más triste es ver que en Ecuador el Gobierno pretenda hacerse el desentendido, ante semejante descubrimiento. Esperemos que las cosas mejoren en el 2017. ¡Felicidades!

viernes, 23 de diciembre de 2016

¡Más humanidad!

Mientras no sean nuestros hijos, las víctimas de la barbarie de la guerra, mientras esto suceda lejos, muy lejos, no nos inmutaremos como es debido. La impavidez humana, en especial de los que tienen la capacidad de poner un punto final, a los horrores de la violencia oficial como es una guerra, nos aterrar a los que presumimos tener y entender algo de humanidad. Lo que sucede en Siria sencillamente es brutal, la crueldad en su nivel suprema, el desquicio en su máxima expresión; a razón de que se asesina civiles, hombres, mujeres, ancianos y niños. Los señores de la guerra sentenciaran su maldita frase: “daños colaterales”. Sin querer tomar partido por uno de los bandos, señalaremos directamente a los responsables: las potencias mundiales y sus intereses hegemónicos, las naciones que se dedican a la producción y comercio de armas. Sabemos qué banderas flamean frente a las factorías de la muerte.

El entendimiento de la guerra en vez de la razón en el mundo, seguirá todavía por un largo tramo su compañía a la humanidad; por eso es necesario insistir en fortalecer el papel protagónico de la ONU en temas de conflicto bélico. Más aún, es necesario que este organismo internacional, viabilice una agenda de desarme a escala global. Mientras esto suceda, buscar los mecanismos de condena y sanción a los conflictos bélicos, donde se involucre a la población civil. Aunque sea difícil de creer, en la antigüedad las peleas de los guerreros eran a razón de valor y honor. Hoy no existe un discrimen en la guerra, mientras más daño se cause o mate a la mayor cantidad de personas, más efectivas se consideran sus armas, sus estrategias, el poder que presumen. La humanidad en vez de progresar a la par con sus avances científicos y tecnológicos, ha retrocedido al salvajismo de su interior. Es necesario tomar conciencia y no acostumbrarnos a las guerras, sentir el dolor ajeno como nuestro y exigir a los líderes mundiales mayor humanidad en sus decisiones. En estas condiciones difícil celebrar la alegría de la Navidad, en medio de tanto dolor.

viernes, 16 de diciembre de 2016

El matrimonio en dos perspectivas



Hace décadas cuando la interconexión cultural entre los kichwas y el mundo mestizo, para bien o para mal, era todavía incipiente; las uniones nupciales por lo general se realizaban apenas superada la adolescencia. El afán más que una respuesta a una necesidad y una realidad biológica y natural, respondía a una necesidad social y cultural, como la de iniciar un nuevo núcleo familiar. Actualmente esto ha mutado a necesidad de las exigencias contemporáneas, claramente vinculadas a la aculturación. Hoy se trata de seguir una matriz occidental, porque se convive en medio de ella, que es la de cumplir un extenso ciclo académico que se inicia desde la cuna misma, que incluso no termina con el grado universitario, tener una independencia económica y de ahí pensar si es el caso, en formar una familia. Estaríamos hablando, si este proceso no se ha interrumpido, a una edad superior a los 25 años, más o menos. De ahí viene incluso una tendencia aún más “sofisticada” que es la de posponer la llegada de los hijos. Una tendencia que prioriza una respuesta efectiva a las demandas laborales de una sociedad industrializada y tecnocrática, antes que a la fluidez cíclica natural del ser humano.

Tener el primer hijo después de los treinta, tiene sus riesgos, más aún entre los cuarenta. Por hoy con el tema de la equidad de género, hombres y mujeres se han distanciado en muchos casos de la responsabilidad doméstica, del cuidado de sus hijos; porque lo que prima es, con o sin razón, el trabajo, el dinero. Aunque este sistema de vida no es una imposición de algún gobernante autoritario, de alguna forma ha conseguido una oscura fascinación en la sociedad posmoderna, con tendencia endémica hacia el individualismo, de la que los kichwas no estamos exentos. Antes, el matrimonio era temprano, los hijos llegaban temprano. Antes, el matrimonio más que un compromiso de pareja, era un compromiso entre dos núcleos familiares, y como testigo actuaba toda una comunidad, haciendo de esta unión aún más monolítica. Hoy se escucha que, ya “independientes”, los jóvenes invitan a dos de sus amigos para testigos y en cinco ya están casados, para luego al cabo de un tiempo, separarse con la misma facilidad.