viernes, 19 de mayo de 2017

La lactosa y los genes

Aunque en Wikipedia se señale que una gran parte de las personas que creen tener intolerancia  a la lactosa, no presentan en realidad malabsorción de la lactosa, sino que sus síntomas gastrointestinales se deben a la presencia de enfermedades no diagnosticadas que afectan al intestino delgado; investigaciones muy serias demuestran que esta intolerancia del sistema digestivo se relaciona de manera preponderante a la genética de las personas. ¿Pero qué es la lactosa? No es nada más que un compuesto natural de la leche, al que se lo conoce también como el azúcar de la leche. Estudios señalan que solo el 3 al 5% de los europeos presentan intolerancia a la lactosa, mientras que del 40 al 60% de la población latinoamericana es intolerante a este compuesto lácteo, y en varios países de Asia y África esta cifra llega al 50%.

Estudios concluyen también que esta enfermedad, si es que se lo puede llamar así, se relaciona al grupo genético de una persona. En nuestro caso, tomando en cuenta a los tres grupos importantes en el país: europeos, amerindios y afros, cabe señalar que la población indígena es la menos tolerante, ya que la leche nunca fue parte de su dieta ancestral, sino más bien fue introducida por los españoles. Por lo que las personas que tienen más porcentaje de genes indígenas, tienen más probabilidad de malabsorción de la lactosa. El estudio sugiere que el 70% de la población ecuatoriana tiene algún grado de intolerancia a la lactosa. Ventajosa y lógicamente se puede suplir este alimento con otros productos como el brócoli, chocho, hígado, huevos, frutas y otros que remplacen a la leche.


Apartándonos un poco del asunto biológico, esto pone una clara evidencia de que nuestro país tiene una población preponderantemente indígena, aunque los prejuicios y el racismo histórico traten de negarlo u ocultarlo. Aunque los censos oficiales fijen porcentajes ridículos a lo indígena, como con un 7% de la población total. “No se podrá tapar el sol con un dedo”.

viernes, 12 de mayo de 2017

Venezuela: La evolución del molotov

   Foto: elnuevoherald.com

No se podría decir que exactamente es una democracia, cuando el pueblo responde electoralmente, bajo el engaño o la amenaza; o más aún, cuando el poder esté maquiavélicamente secuestrado por una élite política, sin importar sus motivaciones o sus cánticos ideológicos. Es lo que sucede en Venezuela, país que en su antaño se llenaba de gloria, por ser la cuna del Libertador Simón Bolívar y del gran Antonio José de Sucre; nación hermana que hace unas cuatro décadas se constituía en el dorado de Sudamérica, por su privilegiada situación geográfica y petrolífera. Ecuatorianos, peruanos y gentes de diversas naciones se encaminaban hacia el “sueño venezolano”, en la búsqueda de mejores días para sus familias. Cuna de las más bellas mujeres del mundo, de las únicas telenovelas que competían con las mexicanas, de los más famosos cantantes y grupos musicales de Iberoamérica, de la arepa y el joropo. Con una de las mayores reservas de petróleo en el mundo, Venezuela bien pudo ser una potencia hegemónica a nivel de Latinoamérica, si la clase política hubiese trabajado con un proyecto de desarrollo sostenible a largo plazo; pero esto lamentablemente no sucedió.

El Socialismo del Siglo XXI chavista, ha permitido que un tal Nicolás Maduro, uno de los hombres más incompetentes para gobernar un país, lleve a Venezuela a estas alturas de la Revolución Bolivariana, hasta el fondo del abismo. Venezuela por hoy es uno de los países más inseguros del mundo, con una inflación prevista del 720% para este año, una élite política enfrascada en actos de corrupción y el narcotráfico, una crisis humanitaria declarada y un sistema institucional que por cualquier lado apesta a una dictadura militarizada. Las víctimas mortales de los últimos enfrentamientos, entre manifestantes y la Guardia Nacional Bolivariana, ya suman 39 y centenas de heridos. La oposición en pleno plan de lucha social, no escatima en cuanto a ingenio, esta vez se enfrentan a los gases lacrimógenos de la Guardia Nacional, con “pupotov”, una especie “molotov” pero hecho con excremento. ¿Será que al fuego se lo elimina con fuego, como dicen?

domingo, 7 de mayo de 2017

El regreso del ‘loco’

La mayoría de jóvenes ecuatorianos menores de 30 años, poco o nada recordarán del pintoresco personaje de la política ecuatoriana de fines del siglo pasado, llamado Abdalá Bucarán Ortiz, de ascendencia libanesa; quien fue presidente del Ecuador por un breve periodo comprendido, entre agosto de 1996 y febrero del siguiente año, cuando el Congreso Nacional, actualmente Asamblea Nacional, lo destituyó argumentando “incapacidad mental para gobernar”. El ascenso de “El loco que ama” al poder en el Ecuador, fue el resultado de la máxima expresión del populismo desde los tiempos de Velasco Ibarra; al que el electorado ecuatoriano siempre ha tenido una clara debilidad. El corto gobierno de Bucaram fue calamitoso y escandaloso de proporciones internacionales, donde relucían varios casos de corrupción. Fue él precisamente quien inauguró el show en la tarima política, con presentaciones, cánticos y bailes un tanto extravagantes para la primera autoridad del país. Parece que esto de los payasitos, el berrinche, la demagogia pura y cruda en escenario, le sigue todavía gustando un poco a las masas.

Bucaram regresará después de haber permanecido 20 años en Panamá, en calidad de exiliado, una vez que la Corte Nacional de Justicia declaró prescritos los juicios que pesaban en su contra, por los casos de Gastos Reservados y Mochila Escolar. El regreso como lo hizo una vez, será espectacular, en helicóptero ante una gran concentración prevista para el 17 de junio, en el suburbio de Guayaquil, con un claro mensaje de que regresa con aspiraciones políticas, tal como ya lo confirmó su hijo “Dalo” Bucaram, en una entrevista televisiva. Aunque no dudo de la cobertura y la afluencia de personas a dicho evento político, a sabiendas de que los ecuatorianos tienen una preferencia especial por los caudillos populistas, dudo que Bucaram padre, pueda nuevamente pisar fuerte entre el electorado ecuatoriano que es joven en su esencia. Es de sapiencia popular que las cosas buenas de antaño, por más que se quiera, no se pueden volver a repetirlas en los mismos términos.

viernes, 28 de abril de 2017

La historia menos conocida

Se podría señalar que la historia más conocida de Ecuador, prácticamente se remite a los acontecimientos sucedidos a raíz de la fundación española de la ciudad de Quito. Varios investigadores como los religiosos Juan de Velasco y Federico Gonzáles Suárez, han tratado de develar esta parte de la historia antigua de la región de los quitus, en base a las historias contadas de generación en generación, remitiéndose a los cronistas de indias y la investigación arqueológica. A estos estudiosos se han unido un nutrido número de investigadores y autores como Segundo Moreno Yánez, que en su libro “Historia antigua del país Imbaya”, realiza importantes revelaciones en torno a las características de las culturas precolombinas que habitaron la región norte de Quito.

Con respecto a los cacicazgos existentes en la zona, Yánez señala que “Hasta el momento pocos son los datos que conocemos sobre el principal poblado del cacicazgo de Cayambe. Parece que la residencia de los señores étnicos no se cambió de lugar con las reducciones españolas, como fue el caso del Otavalo ancestral.” Esto a razón de que hasta el siglo XVIII, se podían observar vestigios de estructuras monumentales, que al parecer fueron templos o adoratorios, que se habían levantado hace ya siglos en la zona de Cayambe. “Más de medio siglo después, Francisco José de Caldas pudo observar en la orilla occidental de la laguna de San Pablo, un edificio de piedra bruta con solo los frentes labrados y unidos con una argamasa de lodo. Su figura era circular, sin ventanas, con una sola puerta, aunque los indios aseguraban que había tenido dos, su diámetro interior alcanzaba 46 pies; el ancho del muro 4 pies. El alto de la puerta no excedía la estatura de un hombre y terminaba en un pequeño arco el que estaba construido con piedras trabadas unas con otras.” Eran construcciones de gran altura, pero lo que me sorprende es que el mismo Caldas, encontró un “monumento parecido” en la comunidad de Agato; mi “llakta” a la que siempre vuelvo.

sábado, 22 de abril de 2017

Del dicho al hecho, hay mucho trecho


Es muy común escuchar a la gente decir, que por hoy existen una serie de enfermedades como el cáncer principalmente y otras como la diabetes, la hipertensión, la gastritis, entre otras tantas, que cobran la vida de millones de personas en el mundo; y que antes no existían estas enfermedades, se repite. Se da una especie de condena a la modernización, la contaminación, el consumo de productos procesados, el sedentarismo, el uso de productos químicos en la agricultura, en fin al mismo tipo de vida estresada que tenemos en la actualidad. Se habla en el sentido de que antes la vida era mejor y que ahora estamos expuestos a todas estas calamidades de la modernidad. En parte podrían tener razón, pero más que dejarnos llevar por ciertas creencias que llegan a convertirse en mitos, vale conocer lo que realmente sucede en el mundo.

Primero debemos convencernos que antes al igual que ahora, todos se morían por diversas circunstancias, y eso por lo pronto no cambiará todavía, aunque se especula que el ser humano en el futuro podría vivir unos 150 años o más, o incluso que podría alcanzar la inmortalidad. Lo que hay que saber también es el hecho de que hace aproximadamente un siglo, la esperanza de vida por ejemplo en España, era apenas de 35 años de edad; por hoy el mismo país ostenta uno de los mayores índices, con una edad promedio aproximada de vida de 78 años para los varones y 82 años para las mujeres. Esto ilustra claramente, de que a diferencia de lo que sucede ahora, antes muchísimas personas no llegaban a viejos por la elevada tasa de mortalidad, especialmente por la muerte prematura, las enfermedades endémicas, guerras, falta de alimentos, la ausencia de medicamentos, entre otros factores. Antes eran muy pocos los privilegiados que llegaban a los 80 años. Por hoy con el avance de la medicina y el control de las enfermedades, la revolución agrícola y la baja intensidad de los conflictos bélicos, más un adecuado estilo de vida, la gran mayoría de nosotros podríamos disfrutar de una vida longeva. Mucho ojo: “Del dicho al hecho, hay mucho trecho”

viernes, 14 de abril de 2017

El reto de Lenín Moreno

Más allá de que las elecciones presidenciales fueron justas, transparentes y democráticas o, no; parece que las fichas ya están dadas, Lenín Moreno sería el presidente de Ecuador durante los próximos cuatro años, a menos que suceda algo excepcional en la vida política de nuestro país. Con una economía en recesión, altos niveles de endeudamiento, credibilidad fracturada, polarización política y el duro embate de la naturaleza; Ecuador no es el tipo de país con el que soñaría un político a punto de hacerse cargo de la primera magistratura. Moreno, hombre bueno pero de escasa experiencia política, a razón de que la vicepresidencia o su estancia en Ginebra no constituye justamente una escuela que pudiera pulir un político de quilates como se quisiera, tiene un gran reto histórico en sus manos. La prueba de fuego en una primera instancia sería la estabilización de la economía por un lado, y la estabilización política, entendida como una acción que contrarreste la polarización y la división, que se ha generado entre la población ecuatoriana y que constituiría la principal amenaza al nuevo gobierno

Para lo primero bastaría rodearse de asesores económicos pragmáticos de primera línea, mientras el segundo aspecto referente a la polarización, no es una cosa sencilla y está supeditado al capital político y al liderazgo indiscutible de la primera autoridad. Moreno tendría que sacudirse de la polvareda correísta y marcar su propia agenda en función de país, con un amplio acuerdo político y social a nivel nacional; si no, estaríamos camino a la “venezolanización” de nuestro país, con consecuencias catastróficas. Es sumamente importante hacer notar al próximo presidente, que no puede obviar el tema de la corrupción, el impulso verdadero y efectivo a la productividad que garantice un crecimiento económico sostenible, la independencia absoluta de los poderes del Estado, en especial del Poder Judicial, la restitución de las libertades fundamentales y la consolidación del Estado Plurinacional. Si Moreno no es capaz de asumir esta agenda básica para el país, estaríamos por perder cuatro años más.

viernes, 7 de abril de 2017

Elecciones sospechosas

En elecciones anteriores, desde que tengo uso de razón, nunca hubo sospechas de fraude tan grandes como las que hoy, después de la elección presidencial del 2 de abril, se han dado. Por más rivalidad ideológica y enemistad política que haya existido entre el candidato ganador y el perdedor, casi siempre, por no decirlo siempre, habido aceptación y resignación a los resultados emitidos; en primera instancia por los llamados “exit poll” y después ya a los resultados oficiales que siempre coincidían casi con el resultado final. Pero en esta ocasión las cosas cambiaron inexplicablemente, más aún si tomamos en cuenta que por hoy, se tiene el apoyo de las nuevas tecnologías de la información y transmisión de datos en forma instantánea, a más de eso el apoyo y la participación de distintos organismos, entre otros factores. Las empresas encargadas de las encuestas a boca de urna, dieron sus resultados al término de la elección, con una tremenda diferencia la una de la otra, que provocaron el festejo de las dos candidaturas en simultáneo, como los eventuales vencedores.

Según estas circunstancias, el ciudadano común con mínimo de inteligencia, se da cuenta de que aquí alguien está mintiendo. A más de eso vienen las denuncias de un apagón informático en el CNE, inconsistencias en miles de actas, entre otras. Por otro lado Polibio Córdova, representante de una encuestadora muy reconocida como es Cedatos, denuncia un nuevo ciberataque a su sistema informático, que espero no sea obra del hacker más famoso del mundo que tiene el Gobierno; así mismo la principal de Participación Ciudadana, Ruth Hidalgo, denunció haber recibido amenazas de muerte; un cúmulo de sucesos preocupantes.

Cuando los resultados marcan una mínima diferencia entre dos candidatos, más aún con estas anormalidades, es justo y necesario hacer una revisión exhaustiva del proceso electoral, si es necesario incluso revisar las urnas voto a voto para dar total legitimidad y legalidad al candidato ganador; si esto no ocurre, el país corre el riesgo de convertirse en un polvorín, y eso nadie quiere en las actuales circunstancias, en que la población se ha polarizado peligrosamente.

jueves, 6 de abril de 2017

Cambio de mando



Una foto de 2016 para la historia, Raúl Amaguaña entrega el bastón de mando a Patricio Lema, quien ejercerá la presidencia del Cabildo Kichwa de Otavalo hasta marzo de 2019 (Fuente EL COMERCIO)

martes, 4 de abril de 2017

Otra resolución apresurada

Una vez más las autoridades municipales de Otavalo se equivocaron, al comprometerse apresuradamente con los comerciantes del Mercado 24 de Mayo. La Resolución N° 342-GADMO-2016, llamada “Resolución de uso de suelo para el sector del Nuevo Mercado 24 de Mayo y sus periferias”, dispone y declara al perímetro del nuevo mercado, como zona de uso residencial; como tal limitada solamente a ciertas actividades económicas. La disposición municipal señala “entre las calles Segundo Castro, entre la vía de circunvalación y el puente del Batán y Luis Enrique Cisneros desde la calle Angélica Hidrobo hasta la vía de circunvalación” a la zona afectada y continúa: “En esta área quedan prohibidos los negocios de licorerías, abastos, mini markets, cárnicos, bazares, restaurantes de tercera y cuarta categoría turística, comedores y plasticentros.”, además de señalar otras actividades económicas que generan contaminación ambiental.

El país en general y por ende se sobrentiende Otavalo, atraviesa una crisis o recesión económica muy sentida, ya no negada por nadie; en estos tiempos es necesario buscar maneras y mecanismos para reactivar la economía popular. Dentro de esa lógica no viene al caso en estos tiempos difíciles, una prohibición a las diferentes actividades comerciales que se genera y se repotencia alrededor de un centro de comercio, como el nuevo mercado de Otavalo. En este sector se encuentran comerciantes y gente que ofertan sus productos y servicios ya por varios años y no es posible mandar a cerrar sus negocios de un plumazo. Esta situación como en ocasiones anteriores, genera rechazo e incertidumbre, y se tiene conocimiento de que ya se han dado enfrentamientos violentos con la Policía Municipal. La población donde sea, reclama la libre oferta de productos y servicios, la sana competencia entre los ofertantes, obviamente cumpliendo con los requerimientos legales establecidos. Hacemos un exhorto a las autoridades del Concejo Municipal de Otavalo, para que revean esta injusta y apresurada disposición.


viernes, 24 de marzo de 2017

Lasso vs. Moreno

Según las últimas encuestas, aunque puede ser leído como un empate técnico, señalan como un eventual ganador, si las elecciones fueran en este momento, al candidato oficialista Lenín Moreno. Si el candidato opositor Guillermo Lasso y su equipo de campaña, no tienen un “as bajo la manga”, para un remate contundente en estos últimos días de campaña, considero que están perdidos. Guillermo Lasso al que sus detractores lo califican despectivamente como el candidato banquero, no ha tenido una irrupción prodigiosa en la política ecuatoriana, sino al contrario ha tenido una cierta resistencia por su condición de representante de los sectores pudientes de la sociedad ecuatoriana, por haber sido parte aunque sea momentáneamente, en el tristemente célebre gobierno de Jamil Mahuad; esto se evidencia que a pesar de haber aglutinado casi a todos los sectores opositores al gobierno para la segunda vuelta del 2 de abril, en términos porcentuales de intención de voto, tenga que pelearse cada fracción con su contendiente. Recordemos que aunque con serias sospechas de fraude a favor del oficialismo, Lenín se quedó solamente por un “pelo”, en su afán de entrar de una a Carondelet.

El oficialismo ha apostado a todo, sin discriminación alguna, incluso a prácticas poco éticas. Es destacable la profesionalidad de su equipo de campaña, el de marketing político e imagen más que todo; lo que el candidato opositor ni con todo el dinero que pueda tener, ha logrado comprar. En fin es una campaña atípica e injusta como se ha visto en ocasiones anteriores, una campaña en la que la oposición se enfrenta a toda la maquinaria estatal y oficial, que se ha fortalecido en estos años de “revolución”, de quienes como dé lugar, quieren mantener el poder y sus prebendas. Al fin y al cabo esas son las taras de la democracia, donde no siempre gana el mejor, sino el que nos empaqueta bonito el producto, el que engaña, el que finge ser, el que tiene más recursos, el más vivaracho. Por todo eso a dejar el letargo ecuatorianos todos, hombres y mujeres a retomar conciencia política con responsabilidad, porque de eso depende el futuro del país.

sábado, 18 de marzo de 2017

El fin de la privacidad

Oficialmente la privacidad ha muerto. El 8 de marzo, fecha en que se celebra el “Día Internacional de la Mujer”, paradójica e insólitamente se viralizó en las redes sociales, un video etiquetado con el nombre de “Lady Tantra”, donde se pone a la luz pública el desenlace de un caso de infidelidad, en el que el marido sorprende a su mujer a la salida de un motel. Más allá de que esto puso al descubierto el machismo galopante en la sociedad ecuatoriana, pone en evidencia el mal uso de las redes sociales, como un espacio para el linchamiento público, apelado al morbo, y más que todo marca el fin de la privacidad en estos tiempos de conectividad instantánea. Cualquier secuencia de la vida pública o privada, puede ser sencillamente grabada con un celular “inteligente”, incluso por un infante y subida al internet, donde estará allá en la “nube”, a disposición de todo el mundo.

Pero más allá de esta exposición, lo preocupante es que todo lo que hacemos en la red a nivel global, está siendo observado y registrado como mercancía de las más grandes corporaciones; nuestras fotos, los estados que publicamos, nuestras búsquedas, deseos, estados anímicos, cuentas, contraseñas, amigos, ubicaciones y un largo etcétera están siendo anotados; casi no hay manera para retractarse con un borra y va de nuevo. Pero las cosas no se quedan ahí, últimamente filtraciones de Wikileaks, revelan la facilidad que tendría la Central de Inteligencia de los EE.UU. (CIA), para acceder a nuestros teléfonos y poder espiarnos, e incluso podrían casi literalmente entrar en nuestras casas y escuchar nuestras conversaciones a través de ciertos televisores o computadoras conectados a la red digital más grande que se ha creado hasta el momento. Si estos y otros dispositivos son susceptibles al hackeo, se cree que cualquiera con obscuras intenciones podría hacerlo, como las unidades de espionaje que tienen nuestros países. Sin un aislamiento total, nuestra privacidad prácticamente ha muerto.

viernes, 10 de marzo de 2017

Y la historia sigue…

La vida política del Ecuador fue convulsionada desde el inicio mismo de la República, en 1830. Con recordar que ya vamos por la Constitución número veinte, para darnos cuenta de nuestra agitada historia como país; llena de revoluciones, conflictos internos, “cuartelazos”, pugna de poderes, derrocamientos, gobiernos interinos, caudillismos, asambleas constituyentes, etc. En la misión de construir un país institucionalmente maduro y progresista, se evidencia el fracaso de nuestros políticos a lo largo de nuestra historia. A estas alturas los ecuatorianos todos, hombres y mujeres, todavía no han sido capaces de consensuar, sobre la hoja de ruta que debe seguir el Ecuador con seguridad y determinación. Después de la “larga noche neoliberal”, hemos sido testigos de la conflictiva “década ganada” de los llamados socialistas de este siglo. Con todos estos vaivenes políticos, la historia de nuestro país sigue su curso.

Ahora frente a las falencias de la actual Constitución del 2008, reformada a espaldas del pueblo y al capricho del gobernante, que evidencia un hiper-presidencialismo galopante; nuevamente se plantea la necesidad de reformular nuestra Carta Magna. Parece que el destino de nuestro país, en ese sentido, es un cuento de nunca acabar. Es necesario si se da el caso, la participación de todos los sectores de la población ecuatoriana, en la elaboración de la misma; para que el documento a ser refrendado, sea de alguna manera consensuado por amplios sectores, y que no solo representen el interés o la visión de un solo grupo. Solamente así lograremos forjar un documento legal base, duradero.

Claro está, existe la posibilidad de que el proyecto político de Alianza País se renueve, con una eventual victoria de Lenín Moreno en la segunda vuelta electoral. En ese caso también es sensato hacer un exhorto, a pesar de la improbabilidad, a que en los mejores términos se corrija la Constitución vigente, en pro de una institucionalidad democrática duradera, que garantice las libertades, el progresismo y fomente la cohesión social.

viernes, 3 de marzo de 2017

Buscando nuevas luces

No hace falta tener la visión, ni la inteligencia de un genio, para darse cuenta de que la humanidad no ha conseguido a estas alturas, madurar su conciencia como un ser racional; hasta ahora, a sus mismos ojos, el único en el universo conocido. A pesar de los grandes descubrimientos en el área de las ciencias y de la técnica, y del dominio que ostenta poseer sobre ciertas fuerzas de la naturaleza, y a pesar de las grandes riquezas acumuladas, el humano no ha podido establecer un esquema de justicia social aceptable a nivel global.

El sistema económico mundial en estos últimos siglos, baila satisfecho al son del capitalismo, un capitalismo inhumano que denigra a los pueblos del mundo, un capitalismo que ha prostituido el bien supremo de hombre-mujer, la libertad. Bajo este contexto y en medio de la sensibilidad social de grupos intelectuales y de trabajadores, surgió más que todo en la segunda mitad del siglo pasado, como una alternativa al modelo capitalista, la fe y la esperanza en el marxismo y el socialismo, que se plasmaron como un ejemplo para los pueblos del mundo, desde la Revolución Rusa, la revolución del Mao en China y la misma Revolución Cubana. Pero con los años fuimos testigos del derrumbe de la URSS y somos testigos de la “pragmática” transformación del Imperio Chino, por hoy, baluarte del más voraz capitalismo de estado. Del proceso cubano, ni qué hablar. Con el experimento del llamado Socialismo del Siglo XXI, parece que el modelo socialista-marxista autoritario, quedaría discontinuado a estas alturas en la cadena de producción intelectual, tendiente a proponer un modelo de estado; por una sencilla razón: este modelo simplemente no funciona. Como alguien diría: “el remedio resultó peor que la enfermedad”.

La ambición humana tiene que ser domesticada y por ende el capitalismo reinante debe ser abolido a escala global, como una macro-estructura. La transición hacia un nuevo orden mundial más justo, seguramente será costosa y dolorosa, pero necesaria. Es momento desde los más fervientes corazones, desde las mentes más sensatas, desde la política, desde los países del norte y del sur, empezar a remover los cimientos de la injusticia social a escala mundial, centrándose en la búsqueda de nuevas luces.

jueves, 23 de febrero de 2017

El mejor presidente del mundo

Suena ridículo y cursi afirmar que Rafael Correa, fuese el mejor presidente del Ecuador y del mundo, tal como lo señalan en memes que deambulan por las redes sociales, muchos de sus partidarios psicopáticamente acérrimos. Claro que esta afirmación no podría trascender más allá de estos espacios lúdicos de la modernidad, y estamos más que seguros que la historia sabrá poner en su sitio, regímenes y caudillos como el que tenemos.

Posturas extremas como éstas, a favor o en contra, no son más que el resultado de una práctica y forma de ver la política, como una “ciencia” del enfrentamiento y lucha de clases. En resumen, decir que “éstos son buenos y esos son malos”, sin lugar a disensos y cuestionamientos a la sentencia dogmática del líder “supremo”. Por otro lado podemos afirmar enfáticamente, que la sistemática y “fascistoide” propaganda oficial a través de las cadenas, sabatinas, medios “públicos”, troll center, etc., han dado al Gobierno Nacional, los resultados esperados. Es digno de reconocer que la publicidad gubernamental, ha sido manejada por expertos profesionales y que han hecho muy bien su trabajo. No es raro que sectores menos formados e informados, hayan sucumbido fácilmente ante este montaje, en la que se vendió la idea de que el Ecuador existe, desde que llegó la Revolución Ciudadana.

Rafael Correa Delgado, borró con la mano izquierda lo poco rescatable de su gobierno: ampliación de carreteras, Escuelas del Milenio, modernización de la infraestructura judicial, mejores indicadores sociales, entre otros. La corrupción en esta administración, nos sorprende poco; pues es un mal endémico que la política no ha podido desterrar, y menos aún éste. Que los empleados del gobierno y sus familiares defiendan a su jefe, no nos debería sorprender tampoco, al fin y al cabo ellos solo defienden sus puestitos de trabajo, que por cierto son muchísimos; igual defenderían banderas políticas de distintos colores, con afanes exclusivamente laborales.

viernes, 17 de febrero de 2017

Elecciones y celebraciones

La celebración del Pawkar Raymi que por estos lares arranca el próximo lunes y el Carnaval de este año, llega en un momento un tanto complicado. Por un lado si llega el caso, coincidirá en plena campaña política presidencial, donde los involucrados tratarán de aprovechar de estos espacios festivos, para realizar proselitismo político, como ya se ha visto en anteriores ocasiones. Es importante señalar que las elecciones del próximo domingo, llega en un momento político de gran importancia para el país; los ecuatorianos todos y todas, decidirán si es en una sola vuelta, o en la segunda vuelta si llega el caso, dar un espaldarazo al oficialismo por estos diez años de gobierno, u optar por un cambio de régimen y modelo de gestión política y económica. Por otro lado esta época de fiestas y celebraciones, coincide también con la difícil situación económica que atraviesa nuestro país, por lo que vaticino que la gente no se divertirá como en ocasiones anteriores, pero en fin, el ecuatoriano está acostumbrado a pasarla bien, sea como sea.

No queda más que sugerir que en celebraciones como el de Pawkar Raymi, hacer una retrospectiva y centrarse en los objetivos iniciales; que era la de recuperar nuestras fiestas tradicionales y ancestrales, para revitalizarlas en virtud de fortalecer la identidad cultural de los kichwas. En el caso de los carnavales, siempre será oportuno hacer un llamado a evitar los excesos, sino más bien aprovechar de estas vacaciones para hacer deporte y pasar momentos amenos junto a la familia y amistades más cercanas. A las autoridades pedir que no claudiquen el control en las carreteras, espacios públicos y establecimientos turísticos. Es una época donde el regocijo puede de un momento a otro, transformarse en tragedia. La necesidad de diversión y alegría, es parte de la naturaleza humana, es una válvula de escape al estrés cotidiano y las desavenencias de la vida, pero que la diversión en estos carnavales que seguramente tendrán su toque político, sea productiva y más que todo positiva.