viernes, 9 de diciembre de 2016

El billete viejo



A veces resulta un poco tedioso escribir solo para quejarse, y sobre todo de situaciones tan triviales como estas, pero toca. La moneda papel simplifica el intercambio comercial. Por el tipo de material y el manejo constante del dinero físico, obviamente que tiende al deterioro apresurado, más que todo en países de nuestra región. Estamos conscientes que como país dolarizado utilizamos billetes ajenos y no podemos imprimir los nuestros. Remplazarlos implica devolverlos al dueño para que nos reponga billetes nuevos, y esto genera un costo importante al país. Pero a quién se le ocurre disponer o decir que no se recibirá billetes deteriorados o viejos, es un sinsentido, un absurdo; les diré por qué: Un billete es un certificado de un valor específico, se solía decir que respaldado en oro, en tal virtud si ese certificado esté viejo, manchado, sucio o remendado; si es original, tiene un respaldo del ente emisor o patrocinador, en este caso la Reserva Federal de los Estados Unidos y Ecuador que la adoptó como dinero circulante oficial, podríamos decir.

Por esta mala dada decisión oficial, de que no se va a recibir billetes extremadamente remendados o deteriorados, se han dado como es lógico, una serie de interpretaciones de la gente, hasta el punto de que ahora, no pocos rehúyen a aceptar billetes completitos pero viejos, o aquellos a los que le faltan un pedacito, o que están reforzados con un cinta transparente, etc. Si no se acepta, igual toca resistirse y esto se convierte en una cadena, porque lógicamente corremos el riesgo de quedarnos sin valores. Esto entorpece e incomoda las labores comerciales en cualquier parte. Los bancos tienen la obligación y el deber de recibir y dar trámite a remplazar todos los billetes deteriorados, con la condición de que sean genuinos y que conserven la mayor parte de su totalidad. Es urgente que se revierta esta decisión y ver otras alternativas para demorar el deterioro de los billetes. ¡Por favor, es cuestión de sentido común!

viernes, 2 de diciembre de 2016

Hasta siempre comandante

Sin duda alguna Fidel Castro fue el político latinoamericano más importante del siglo XX. Hasta el día de su muerte, ocurrida hace unos días, fue la leyenda viva de las luchas revolucionarias en el mundo. Su deceso como no podía ser de otra manera, trae a colación una serie de reacciones alrededor del mundo, unas ensalzando su nombre en la historia, otras condenando su vida y su legado. Para poder forjar un criterio justo en torno a este personaje, se lo debería hacer lejos de apasionamientos ideológicos, que por tales, se irían a los extremos.

El momento histórico en que inicia la Revolución Cubana, corresponde a una circunstancia especial. Estados Unidos se había erigido como la máxima potencia global y la rivalidad con la Unión Soviética había iniciado lo que se llamó la Guerra Fría. América Latina efectivamente era el patio trasero de los Estados Unidos, a palabras de sus propios políticos y se habían instaurado por doquier, dictaduras militares insensibles y sanguinarias, patrocinadas por la CIA; pues eran entonces nuestros países, abrumados por la pobreza, impávidos y serviles frente al abuso del imperio. Es ahí donde aparece Fidel y sus amigos barbudos, decididos a desafiar el statu quo en la región y reivindicar la dignidad y la soberanía de nuestros países, acosados por siglos de dominio colonial. El triunfo revolucionario castrista de 1959, fue un hito y un quiebre en la historia que trajo consigo mucha esperanza.

Aunque la Revolución obtuvo logros importantes para su pueblo, la búsqueda del Socialismo Puro de sus dirigentes, fue la perdición que demacró a los cubanos. Con una economía dependiente desde el principio, el injusto embargo norteamericano, la intransigencia de la cúpula política; mandó a marchar a su pueblo hacia la miseria y la pérdida de las libertades fundamentales. Con la partida de Fidel, seguro que comienza una nueva época para los cubanos. Con lo que tienen, cualquier democracia sería mejor. La historia sabrá juzgarlo efectivamente. ¡Hasta siempre comandante!

viernes, 25 de noviembre de 2016

Faranduleros y sumisos

Grupos neonazis alrededor del mundo están al regocijo con la victoria de Trump en Estados Unidos. Un grupo de estos utiliza el típico saludo de los brazos extendidos y reivindica la Unión Americana para los blancos de origen europeo, exigiendo además que se cierren sus fronteras por 50 años. La desconfianza de los llamados “indocumentados” que suman por millones va en aumento, ahora esta gente experimenta un temor fundamentado en salir libremente a las calles, más aún frente a los blancos. Realmente es un escenario, no sé si exagerado, difícil de imaginarnos en pleno siglo XXI, donde la humanidad parecía que había aprendido de las brutalidades de las dos guerras mundiales y la Guerra Fría misma, que puso al mundo al filo del holocausto nuclear; todo por intransigencias ideológicas y los falsos nacionalismos. Está comprobado que cuando los presidentes pregonan o dan el ejemplo con cualquier barbaridad, sectores de la población, más que todo, sus seguidores, están listos para asimilarlo, o por lo menos a adoptar el papel cómplice de ser permisivos. Esto es lo que sucedió por ejemplo en la Alemania nazi.

Por otro lado casi siempre se acusa a los medios de comunicación de marcar tendencia hacia tal o cual sector político. Esta afirmación se ha derrumbado en el caso de Trump, pues estaba claro que los medios en Estados Unidos, estaban en clara contraposición al candidato republicano; a pesar de eso, ganó. Al principio casi nadie creía que un millonario farandulero, pueda realmente acceder a la Casa Blanca. Todos se equivocaron.

Más cerca, en Ecuador, como buenos copiones, ciertas organizaciones políticas, corrieron a buscar uno que otro farandulero y seguro que estarán muy optimistas en ganar. A veces realmente la política decepciona, más aún con lo que sucede en relación a la Asamblea Nacional. Ahora una sarta de legisladores sumisos que pasaron años y años alzando manos a disposición del paladín jurídico de la Presidencia, están a punto de finiquitar su “trabajo”; para dar paso a otro montón de ni sé quiénes. Claro, siempre hay excepciones también, pero estimo que serán muy pocos.

viernes, 18 de noviembre de 2016

La buena circulación

Hace ya mucho, por este mismo medio, insistía que las vías de tránsito eran cual venas y arterias del cuerpo humano. Una fluida y correcta circulación es sinónimo de buena salud, en ambos casos. En enhorabuena que las autoridades de turno hayan comprendido esta realidad en el país. Pero no quisiéramos que por un acierto lógico y de sentido común, el Gobierno se eche de laureles y se crea la mamá de todos los gobiernos. Para nada. Bien, regresando a lo nuestro, les comento que la vía que une Cayambe, Olmedo e Ibarra, se encuentra recién inaugurada y está en óptimas condiciones, quizá un tanto desconocida todavía por la falta de promoción de las autoridades competentes. Por este sector dominado por fincas y haciendas, o lo que quedan de ellas, el paisaje es espectacular. Durante el trayecto se puede disfrutar del color y aroma propios de un ambiente andino todavía limpio; además, la optimización de esta vía ha permitido de alguna forma, potenciar el turismo en este sector importante que corresponde a las provincias de Pichincha e Imbabura. En el sector de Zuleta se puede encontrar tiendas con la artesanía del lugar, como los ya reconocidos bordados a mano, como también lugares donde se ofrece comida autóctona como cordero, trucha y cui asado. El trayecto es sumamente tranquilo y pausado en contraste a la autopista que une Otavalo con las ciudades mencionadas.

Al otro lado de nuestro majestuoso Imbabura, hace ya un tiempo también se asfaltó la vía “antigua” que une Peguche, Ilumán y San Antonio, pero se lo hizo al apuro, o no sé cuál sería la palabra adecuada, solo se echó una capa delgada de asfalto sobre el empedrado, por lo que hoy ha comenzado a destruirse poco a poco. Entiendo que las autoridades y los técnicos conocedores del tema, tendrán la solución definitiva a este inconveniente. Es muy importante que cualquier tipo de vía, sean estos empedrados, adoquinados o asfaltados, estén en óptimas condiciones para que las diferentes actividades de pueblos y comunidades, fluya adecuadamente, sino corre el riesgo de enfermar. Es lo que sucede por ejemplo con la vía de circunvalación de Otavalo, nos está matando.

viernes, 11 de noviembre de 2016

El triunfo de Trump

La victoria del candidato republicano en las elecciones presidenciales del pasado 8 de noviembre en Estados Unidos, dejó perplejo a más de medio mundo. Se suele decir que cada nación tiene el gobernante que se merece. ¿Pero realmente EE.UU. se merece un presidente de las características del señor Trump? ¿Acaso el largo listado de las cualidades negativas del Presidente electo norteamericano, son los nuevos valores o paradigmas para el gobernante del país más poderoso del mundo, que de alguna forma va marcando tendencias a nivel mundial? La respuesta aparentemente fácil, es complicada.

La explicación podría estar en que el electorado de cualquier país del mundo, puede cansarse de los vicios del sistema político vigente y sus actores más visibles, y aprovechándose de la vigencia democrática, quieren dar una lección a la clase política de sus respectivos países. Esto es lo que sucedió por ejemplo en Venezuela, Ecuador, España, para citar apenas tres estados. Recordemos por ejemplo como, ya hace mucho tiempo en Italia, se eligió como honorable parlamentaria a una famosa actriz porno llamada Cicciolina, provocando más de un escándalo y mermando obviamente la “concentración” de los “honorables” asambleístas, en su “noble tarea” de legislar.

También se dice que el electorado fuerte, el pueblo llano, vulgar e ignorante, es fresa fácil para los políticos que capitalizan los sentimientos más profundos, el escándalo y los falsos ofrecimientos; o sea el populismo puro y llano. Por lo visto el populismo no ha sido un “patrimonio” solo de los países tercermundistas, sino que ahora ha florecido en “La Meca del conocimiento y el desarrollo”. Un fenómeno que preocupa incluso a líderes políticos europeos, donde empiezan a florecer los falsos nacionalismos, la intolerancia e incluso la xenofobia. Un ambiente premonitorio de gran preocupación. Sea cual fuere la respuesta, que ¡Dios salve al mundo!

viernes, 4 de noviembre de 2016

Entre la bicicleta y la gloria

La noticia, de trascendencia para el deporte nacional, de manera especial para el norte del país, casi pasó desapercibida. Richard Carapaz, un muchacho carchense de 23 años de edad, se convirtió en el primer ciclista ecuatoriano en fichar por el equipo Movistar Team de España y ser parte del World Tour, que compite en la máxima categoría del ciclismo mundial. Es como si un futbolista del Valle del Chota, pasara a jugar en el Barcelona de España.

Más allá de los grandes talentos que tiene el deporte ecuatoriano, el apoyo de estamentos públicos o privados resulta insuficiente a la hora de dar ese empujoncito a los deportistas que sueñan en subirse al podio de la gloria. Para muestra tenemos los no tan alentadores resultados de la participación de la delegación ecuatoriana, en los Juegos Olímpicos de Brasil. En un país enfocado casi en su totalidad en el fútbol, es difícil surgir en otras disciplinas deportivas, por eso el mérito de jóvenes como Carapaz, es doble.

Enfocándonos en el ciclismo, podemos reafirmar que es uno de los deportes más completos, apasionantes y extremos que existen, y los beneficios para la salud dentro de una práctica amateur, son múltiples. Actualmente muchas personas, entre hombres y mujeres, jóvenes y mayores, se dedican al ciclismo en Imbabura y Carchi. Por eso es sumamente importante que el trazado de las vías contemple espacios para esta práctica. Es lamentable, por ejemplo que en la Ruta de los Lagos, la vía que une Ibarra con Otavalo, se les haya pasado este dato, como consecuencia el aumento de riesgo para los ciclistas que optan por entrenar en esta vía, es mayor. Por último no queda por demás insistir a los conductores, mucho ojo y respeto a los ciclistas.

viernes, 28 de octubre de 2016

El kichwa en la política

Varios términos kichwas como, mashi, yachak, amauta o el célebre “sumak kawsay”, han sido de alguna forma denigrados por su mala utilización en la política. Por ejemplo el término “mashi” es utilizado despectivamente por cierto sector de la prensa, para referirse al Presidente de la República. Para reforzar el conocimiento sobre el significado de estas palabras de nuestra lengua madre, repasemos nuevamente. Mashi, es un término recuperado del kichwa, significa amigo, compañero, se comenzó a utilizar o reutilizar en los años 80 del siglo pasado, cuando se propició la recuperación de la pureza de nuestro idioma, que por entonces y hasta ahora, se lo hablaba terriblemente mezclado con el castellano, a lo que los lingüistas lo denominaron “quichuañol”.

Yachak es un término o un título para referirse a las personas que tienen el conocimiento para efectuar las curaciones y los rituales místicos en el mundo andino. Ancianas o ancianos muy respetados de las comunidades kichwas hasta hace unas décadas. Hoy cualquier persona que pueda montar un altar y que se ha aprendido un pequeño discurso sobre Pachamama, se las funge de yachak. A propósito debería existir una cofradía iniciática con los verdaderos maestros yachaks que puedan avalar el proceso de aprendizaje de los escogidos, así se descartaría la “folclorización” en la que se ha caído en este tema.

Amauta, literalmente significa sabio o sabia, personaje que a más de tener un alto conocimiento, tiene el don de la sabiduría. Estimo que ya casi no existen amautas, quizá menos que los dedos de las manos. Sumak kawsay, este término muy utilizado en los últimos años, incluso llevado a los altares de la política, simplemente significa “vida plena”. Toda la literatura santificada sobre el sumak kawsay, creo que corresponde a politólogos trasnochados en la búsqueda de nuevos paradigmas, que les permita renovar su discurso.

viernes, 21 de octubre de 2016

La maldición del papeleo

Se esperaba que con la creación de la Agencia Nacional de Tránsito, de competencia civil, se iba a sepultar de una vez por todas, el viacrucis de la tramitología de la matriculación vehicular. Ahora que la competencia se ha trasladado a los municipios, creo que seguimos de mal en peor. Increíble en un mundo que cada vez está más automatizado con las nuevas tecnologías, un mundo que incluso quiere ya dejar el papel físico por cuestiones ambientales.

Para actualizar el ansiado permiso de circulación anual, de vehículo particular, este es trámite que seguí desde Otavalo: Entré al sitio de internet para coger el turno, me salió un mensaje de “página en mantenimiento” o algo así; me trasladé a la Agencia Municipal de Tránsito a ver si ahí me podían ayudar con el turno, recibí la respuesta de que la página estaba en mantenimiento y que debía coger el turno para Ibarra, y así lo hice. Después “cola” para pagar en el banco, después trasladarse al municipio para pagar el valor al Gobierno Provincial; después trasladarse a la Municipalidad de Ibarra para sacar el certificado Sismert, otra espera y otra “cola”. Sacar copias de cédula, matrícula, etc. Por fin la revisión vehicular, chévere. Con la revisión coger un turno con el guardia para ser atendido, me tocó creo el 84, cuando recién seguía el número cuarenta y tanto. Unas dos horas de espera, mejor que fui a regresar almorzando. Casi me quedo afuera, habían cerrado la puerta. Por fin del patio ya nos hicieron pasar a algunos, nos pudimos sentar adentro. La espera dentro de la Agencia fue amena, había una especie de “pasarela de belleza”, entraban y salían con los papeles, me imagino que eran para el jefe o jefa, quién tenía que firmar. Bien, por fin llegó mi turno; después seguir esperando hasta que entreguen el documento. Medio día para el trámite, y eso con todos los documentos listos. Esta gestión debería remitirse solamente a dos actos: Pago y revisión.

viernes, 14 de octubre de 2016

Feliz aniversario

Gracias a las nuevas tecnologías, ahora se puede escuchar en cualquier parte del mundo y quizá fuera del planeta. Me refiero a Radio Ilumán, recluida en el 96.7 del dial FM; que el día de mañana 15 de octubre, como lo ha hecho varias veces por motivo de su aniversario, va a “botar la casa por la ventana”, con un extenso programa artístico cultural, donde se prevé la presentación de Alaska, grupo musical peruano del género cumbia sureña. Como dice el dicho popular no todos los días se cumple los 16 años, más aun siendo una radio emisora precursora de la cultura y el idioma Kichwa en el norte ecuatoriano. Pero muchos no habrán escuchado de esta radio, porque su cobertura abierta es limitada, no tanto por situaciones propias, sino por cuestiones de trámites, concesiones y permisos oficiales, que por hoy las suple ese invento tan maravilloso, como lo es la internet.

Recuerdo cuando fui parte de este medio de comunicación en sus inicios, existían muchas limitaciones que fuimos superando con un trabajo de minga, de buena voluntad y el amor que profesamos algunos por la comunicación. Se ha avanzado mucho en el tema de la música popular, la música andina y más que todo la reivindicación del Kichwa como un idioma que trasciende lo doméstico, para convertirse en un idioma oficial de interrelación social e incluso académico. Obviamente que hay que ir superando algunos retos, como conseguir estándares de calidad altos, no solo en el aspecto técnico-comunicativo, sino incluso en el aspecto empresarial; estamos seguros que así lo harán.  Muchos, entre jóvenes y maduros, hombres y mujeres, hemos puesto nuestro aporte en este medio, pero más que todo hay que reconocer el trabajo incansable de su mentor y director por varios años, mi buen amigo el mashi Gonzalo Díaz. ¡Feliz aniversario Radio Ilumán!

viernes, 7 de octubre de 2016

Proceso de paz


Los resultados del plebiscito refrendatorio de los acuerdos de paz entre el Gobierno colombiano y las Farc, más que un golpe a la política pacifista del presidente Santos, sorprendieron al mundo entero. La negativa del pueblo colombiano se impuso muy apretadamente, a la voluntad de terminar de una vez por todas con este conflicto bélico, que ya va por medio siglo de duración, con las debidas consecuencias graves que genera una guerra interna en cualquier país del mundo. Se podría relucir varios factores para semejante resultado: uno, la campaña por el no, del expresidente Álvaro Uribe, que representa la expresión viva de ciertos sectores de la extrema derecha colombiana, que cuestionan los acuerdos logrados en la Habana Cuba, por según ellos, otorgar demasiadas concesiones a la guerrilla. Dos, la poca participación ciudadana en el proceso electoral. Recordemos que en Colombia el voto no es obligatorio y se puede notar que solamente alrededor del 50% de los votantes calificados, participan en este tipo de procesos, lo cual hace concluir que un amplio sector de colombianos, de los sectores populares y periféricos que sufren o sufrieron crudamente los embates del conflicto armado, no pudieron refrendar su decisión en voto, sobre este tema.

No se puede interpretar arbitrariamente este resultado, como la elección del pueblo colombiano por la guerra. La decisión es un llamado de atención para que los involucrados revisen nuevamente este acuerdo y se replantee las resoluciones. Es sumamente necesario que los líderes de las partes, asuman con delicada responsabilidad, el alto al fuego bilateral y no escatimen esfuerzo alguno, para definitivamente lograr la paz en el vecino país hermano. El reto político y la responsabilidad histórica  para el presidente Santos, es monumentalmente enorme. 

viernes, 30 de septiembre de 2016

El nuevo mercado


Por exteriores la gran construcción se muestra moderna e imponente, aparentemente la obra está concluida en su totalidad, o eso suponemos los otavaleños que fuimos testigos de su inauguración, hace más de cuatro meses, exactamente el 24 de mayo de este año; porque si eso no hubiese sido el caso, el sentido común nos dice que no lo hubiesen inaugurado con bombos y platillos. Además de su costo original que bordeaba los 18 millones de dólares, se hizo un refinanciamiento de unos 3 millones, que nos imaginamos fueron para concluir, con lo que hacía falta en esa mega estructura. Ahora la pregunta es ¿qué tanto esperan para el traslado de comerciantes a las nuevas instalaciones, que representa una inversión total de 30 millones de dólares con terreno y todo? Ante el reclamo que por hoy se limita a un exhorto respetuoso, el tipo de respuestas es conocida, tirarse la pelotita de un lado al otro: que el alcalde anterior, que en eso estamos, que un grupo de comerciantes no quieren pasar, que está mal construida, que la Contraloría, que queremos ser accionistas, etc., mientras ya vamos para el cuarto año desde que empezaron los trabajos en el sitio.

En esa obra existe mucho dinero público invertido, como para que esté olvidado e improductivo; donde se estima que se pierden unos 65 mil dólares mensuales, solamente por cuestiones de arriendo. La inoperancia de parte de las autoridades municipales de Otavalo, en el asunto del nuevo mercado 24 de Mayo es evidente. Según funcionarios de la anterior administración, la nueva infraestructura debía de entrar en funcionamiento en diciembre de 2014. Es muy importante que las autoridades cumplan con los plazos establecidos por ellos mismos, si no es así caerían en la demagogia y su credibilidad se iría al piso. Se ha dicho que en septiembre que se acaba hoy, o a mediados de octubre. ¿Será, no será? Según los ánimos de estos señores funcionarios, lo dudo.

viernes, 23 de septiembre de 2016

El desliz de Pachakutik

La democracia es un espacio público de confluencia de visiones y aspiraciones, destinada a la solución de distintos problemas que aquejan a la sociedad, en la búsqueda del “buen vivir” colectivo. En un sistema político partidista, ante la dificultad de un consenso total, en temas complejos y divergentes, es necesario entre los diversos actores de distintas tendencias ideológicas, la construcción de acuerdos de gobernabilidad. Desde esta óptica es válido que ciertos dirigentes del Movimiento Pachakutik, hayan tendido puentes de diálogo con los diferentes sectores políticos, señalados o autodefinidos como de izquierda, derecha o centro. Lo negativo es perder la unidad y estos conversatorios se hagan a título personal. Pero la responsabilidad y el reto para que no se produzca un cisma en cualquier movimiento, básicamente radica sobre sus dirigentes, llámese coordinadores o presidentes, que ponen a prueba su liderazgo. El debate es necesario en cualquiera de estos espacios políticos, pero también pesa la visión y la capacidad de dirección del líder, que además de sintonizarse verdaderamente con las bases, debe adaptarse a los cambios de tiempo.

Para poder negociar un acuerdo político con cualquier sector, es sumamente imprescindible tener un proyecto político bien definido y elaborado, para evitar cualquier suspicacia. En el caso del movimiento en mención, creo que es una de sus falencias, la ausencia de una plataforma política bien definida y clara, más allá de fogosos discursos. Si conocemos hacia donde queremos llegar, si sabemos qué es lo que queremos realmente, será más fácil poder “negociar” con cualquier partido o movimiento político, independientemente de su tendencia ideológica. Pero esto hay que hacerlo como un movimiento unido, evitando cualquier dispersión de aspiraciones a un mero interés grupal o personal. La historia ha demostrado que después de una guerra, incluso es necesario hacer una alianza con el mismísimo verdugo, si es necesario.

viernes, 16 de septiembre de 2016

Entre México y Estados Unidos


En Estados Unidos por lo general, todos los inmigrantes latinoamericanos son considerados como mexicanos. Por lo tanto la arremetida del candidato republicano a la presidencia de ese país, Donald Trump, en contra de los mexicanos, es una ofensa no solo a ciudadanos de la patria azteca, sino a todos quienes están más allá de la frontera sur estadounidense. Los ecuatorianos residentes en ese país, entre inmigrantes y nacidos allá, supera ampliamente el medio millón personas que por diversas circunstancias tuvieron que radicarse en el país del norte, más que todo buscando mejores condiciones de vida. Ni qué decir de la totalidad de la población estadounidense de origen hispano o latino como se lo conoce allá, que supera los 50 millones de personas, por hoy el grupo étnico minoritario más grande y que crece aceleradamente en Estados Unidos.

Si revisamos la historia mexicana, recordaremos que en la guerra de 1846, Estados Unidos le arrebató casi la mitad de su territorio comprendido en el oeste norteamericano, cuando el ejército yanqui ocupó por primera vez una capital de un país extranjero, como lo hizo al tomarse la ciudad de México y obligar a firmar un tratado en 1848, que por hoy es rememorado por los políticos mexicanos, como respuesta a las agresiones verbales del candidato Trump. Pero parece que de alguna forma la propia historia en este tema, reivindicará justicia con la “reconquista” de estos territorios por los mexicanos, de una forma poca ortodoxa.

Pero lo más descabellado de esta historia se produjo hace poco, cuando por razones por nada explicables, el presidente mexicano Enrique Peña Nieto, invitó al magnate norteamericano, casi como si fuera un jefe de Estado, al palacio de gobierno; donde Trump nunca se retractó o peor aún pidió disculpas a los mexicanos. ¿Quién podría imaginarse? Invitar al “enemigo” a insultarle en su propia casa.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

De tropiezo a tropiezo

El mundo básicamente por la revolución tecnológica, ha cambiado abruptamente en este último cuarto de siglo y el Ecuador no ha sido la excepción. Desde el levantamiento indígena de 1990, el país ha experimentado transformaciones sociales y políticas que para bien o para mal, son significativas y de alguna forma van marcando el camino por donde debemos seguir. Nuestra clase política ha cometido errores garrafales que en su momento sería saludable que lo reconozcan. Hemos tenido en la última década el segundo boom petrolero que nos materializó muchísimo dinero, pero que el gobierno que alista ya sus maletas, no la supo optimizar como debe haber sido. Claro que queda algo importante, como queda también nuestra enorme deuda con China, la infraestructura; como carreteras, edificios, hidroeléctricas, entre otros productos tangibles, que hemos obtenido como cualquier padre de familia, al que le ha caído un buen billete y se compra electrodomésticos y ropa de marca.
Pero esa infraestructura es un bien de paso, como las escuelas del milenio sin seguro que se destruyeron durante el terremoto pasado. Un panorama mejor nos hubiésemos pintado ahora, si desde el principio el Gobierno Nacional hubiese destinado con delicadeza y celo absoluto los recursos económicos de todos los ecuatorianos, hombres y mujeres. En vez de despreciar; incentivado la creación de empresas productivas y la potenciación de otros que ya estaban en funcionamiento, con asistencia técnica, incentivos tributarios, dotación de recursos económicos; en otras palabras enseñar a la gente a que sea productiva, que trabaje, sin esperar las dádivas del gobierno.

Bien o mal, ahora no hay dinero ni para pagar el sueldo de la enorme burocracia que se infló a tamaño colosal. Aunque se diga que “el hombre es el único animal que se tropieza dos veces en la misma piedra”, es necesario aprender de nuestros errores para poderlos enmendar. Porque la virtud de un gobernante no está en gastar el dinero, sino en superar crisis y dificultades. Gran tarea para el próximo gobernante.