jueves, 4 de junio de 2015

Aya Uma en Chicago

El Inti Raymi ha trascendido las fronteras andinas, para establecerse en latitudes distantes. Esto particularmente, teniendo como anfitriones a los mindalaes kichwas otavalos, que se encuentran en distintos países del mundo entero. Ya desde hace varios años, por ejemplo, se ha institucionalizado la celebración de la fiesta mayor de Los Andes, en Barcelona, Nueva York y Chicago, donde nuestros coterráneos, hacen el mejor esfuerzo posible, por no desligarse de las prácticas festivas y comunitarias, como un bien cultural digno de transmitir y mantenerse en las generaciones venideras.

Aunque entendemos que las culturas no son estáticas, sino que más bien están en constante evolución, debemos resaltar que la base y la matriz de nuestra festividad, debe tener la tendencia a mantenerse en su forma original; y esto es, de que el Inti Raymi debe ser entendido como una celebración ancestral en agradecimiento por las cosechas, dedicadas en rendir gratitud y culto al taita Inti, pachamama y otras divinidades que incluso responden al sincretismo religioso de los pueblos andinos; donde la música tradicional interpretada con instrumentos propios, el baile o danza con indumentaria propia, la crema de maíz, el mote, el cuy y la sagrada chicha de jora, deben ser terminantemente irrenunciables. Más allá de esto, los discos móviles, las orquestas, los llamados bailes populares e incluso los conciertos, solo contribuyen a distorsionar, como dije, la esencia de esta celebración.

La comunidad kichwa Otavalo de Chicago, Estados Unidos, tiene una agenda cultural muy importante para los días 15, 16 y 17 de junio del presente año; el programa nombrado como: “Andean Sun Festival Inti Raymi Chicago 2015”, incluso tendrán la visita de uno de los grupos más míticos de Los Andes, como lo es “Trencito de Los Andes”, conocido también como “El Laboratorio de los Huevos Cuadrados”. Así la agenda de esta época de alegría y regocijo, comienza a marcar ritmo, no solamente en nuestras comunidades locales. Es hora de desempolvar nuestras flautas y rondines, época de afinar nuestras guitarras y bandolinas. ¡Que viva el Inti Raymi! 

1 comentario:

cesar lema dijo...

nos puede comentar sobre la gastronomia en el inty raymi es importante saber ..!!